Nacional

Directivos de Alas Uruguay reciben duras críticas de los trabajadores

Un viaje de compras a Miami del vicepresidente generó recriminaciones de la asamblea. Hace dos meses que la compañía no paga los sueldos.


En la última asamblea de Alas Uruguay, su vicepresidente Nicolás de los Santos recibió recriminaciones de trabajadores por haber ido de compras a Miami mientras el resto del staff de la compañía hace tiempo que no cobra su salario.

El semanario Búsqueda reproduce el tenso encuentro entre directivos de la empresa y los trabajadores llevado a cabo el 22 de octubre, dos días antes de que la empresa decidiera suspender las operaciones.

Sobre el final de la asamblea, una trabajadora realizó un planteo mirando directamente a De los Santos: "Ahora sí voy a decir algo porque hace días tengo un nudo en la garganta", anunció la mujer.

La funcionaria dijo que "mucha gente" compartía lo que estaba por decir. En tan sentido consideró que fue una "falta de respeto total" que el semana anterior el directivo hubiera viajado a Miami y hubiese hecho compras en un shopping.

Sobre todo, le recriminó, cuando hace dos meses el personal no cobra los salarios.

Le aclaró que no juzgaba el dinero, sino el momento de hacer el viaje. También le dijo que muchos allí estaban dispuestos a seguir trabajando sin cobrar.

Enojado, De los santos reaccionó de inmediato. La llamó "malagradecida" y le dijo que la falta de respeto de parte de ella era "muy grande".

Le recordó a la trabajadora que ella estaba de viajo cuatro años atrás cuando él y la presidenta de Alas Uruguay, Sabrina Acevedo, peleaban para que "cobrara".

Antes de formarse Alas Uruguay, ambos estaban entre los principales dirigentes del gremio de Pluna.

"Gracias a mi trabajo vos te fuiste de viaje. Vos y todos", dijo De los Santos.

En plena asamblea, señala Búsqueda, algunos trabajadores intentaron poner "paños fríos" al debate, asegurando que el viaje del directivo es parte de "temas personales de cada uno".

Otros, en cambio, opinaron que el viaje de compras no fue "una buena señal".

A punto de colapsar, la compañía comenzó a recibir críticas de sus propios trabajadores y la asamblea fue una muestra del descontento y la frustración.

Según Búsqueda, un exdirigente sindical de Pluna intervino para señalar la gestión "personalista" de los directivos De los Santos y Acevedo.

"En general ha habido poca participación de los trabajadores en un proyecto de lo trabajadores", dijo, aunque reconoció el esfuerzo y la dedicación de los dos líderes.

Hasta último Alas Uruguay intentó desmentir que el lunes sería su último día de vuelos regulares.

A las 20.30, de regreso con la delegación de gobierno que viajó a Buenos Aires, el avión Boeing 737 debía ser devuelto a su dueño por impagos.

Las señales ya venían desde hace tiempo. Primero fue la renuncia de los ejecutivos profesionales que la aerolínea había contratado para potenciar el desarrollo del proyecto.

En pocas semanas, se fueron el director comercial Carlos Trelles , el jefe de pilotos Alfredo De Angelis y el gerente general Daniel Olmedo. Dos de ellos argumentaron razones de salud, y el tercero dijo pasar a retiro jubilatorio.

Posteriormente la aerolínea anunció que suspendería sus vuelos a Asunción. Para entonces ya había perdido dos de sus tres aviones arrendados.

La presidenta de Alas Uruguay, Sabrina Acevedo, redondeó su parecer en una asamblea cargada de sentimientos con una arenga emotiva.

"La partida de defunción la tenemos desde antes de arrancar y hoy no la estoy firmando. ¡Yo hoy no la estoy firmando! Si a mí personalmente me preguntan si esto está muerto: ¡de ninguna manera está muerto!", concluyó.

Lo cierto es que hasta el momento Alas Uruguay no pudo realizar un acuerdo comercial que estaba intentando. Se reunió con Amaszonas y Boliviana de Aviación.

El viernes 21, Alas Uruguay logró evitar que se concretara una auditoría contable de la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica y obtuvo una prórroga del certificado de operador aéreo.

Abrió así un compás de espera por 60 días. En el gobierno señalan que solo un "milagro" hará que la empresa fundada sobre las ruinas de Pluna vuelva a volar.

Dejá tu comentario