Internacionales

Dictador de Zimbabwe mandó arrestar a atletas que participaron en Río 2016

Los llamó "ratas" y "ladrones" por no conquistar medallas. Y anunció que los obligará a devolver el dinero invertido en ellos.

El presidente de Zimbabwe, Robert Mugabe, mandó a arrestar hoy a todos los atletas de su país que participaron de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 por no haber traído ninguna medalla ni diploma, al tiempo que los calificó como “ratas” y también aseguró que obligará a los deportistas que devuelvan el dinero que el gobierno invirtió en ellos.

“Hemos desperdiciado el dinero del país en estas ratas que llamamos atletas. Si no estás listo para sacrificarte y al menos ganar medallas de cobre o de lata como hicieron nuestros vecinos de Botswana, entonces por qué malgastar nuestro dinero”, afirmó Mugabe en declaraciones a la prensa de su país.

Zimbabwe no consiguió ganar ninguna medalla ni diploma (se le otorga a los que terminan entre el cuarto y el octavo puesto) en Río, provocando la furia del hombre de 92 años, que es presidente desde 1987.

“Si necesitábamos simplemente gente que vaya a Brasil a cantar nuestro himno nacional y mostrar nuestra bandera, hubiéramos enviado a algunas de las hermosas muchachas y apuestos muchachos de la Universidad de Zimbabwe. El dinero invertido en el equipo que representó al país podría haber sido utilizado para construir escuelas”, señaló.

El mandatario aseguró que obligará a los deportistas a que devuelvan “al gobierno el dinero invertido aunque lleve diez años” y afirmó: “Ahora resulta que les dimos un préstamo blando para ir a Brasil como turistas. Son inútiles. Esto es como si un hombre impotente estuviera casado con cinco mujeres. ¿Qué sentido tiene”.

DESCONTENTO POPULAR

El dictador atraviesa una de los peores momentos de sus 30 años de gestíón a raíz del descontento popular.

La policía antidisturbios zimbabuense reprimió brutalmente una nueva manifestación de la oposición en Harare, la última protesta de un movimiento creciente que muestra el hartazgo de la población hacia el régimen del presidente Robert Mugabe.

Según un periodista de AFP, la policía lanzó granadas lacrimógenas y utilizó cañones de agua contra los manifestantes cuando éstos comenzaban a congregarse.

Estos últimos replicaron lanzando piedras y quemando neumáticos. Algunos manifestantes desprendieron el panel de una calle con el nombre del presidente Mugabe.

La manifestación, no obstante, estaba autorizada por la justicia. Había sido convocada por 18 partidos de la oposición que reclaman una reforma electoral de cara a las elecciones generales de 2018. Mugabe, a sus 92 años, vuelve a ser candidato a su propia sucesión.

Los agentes comenzaron a perseguir a ciertos manifestantes para golpearlos con las porras y amenazaron a los periodistas que cubrían el evento.

El viernes por la mañana, la justicia autorizó la marcha organizada por los principales líderes de la oposición, entre ellos Morgan Tsvangirai del Movimiento por el Cambio Democrático (MDC) o Joice Mujuru, ex vicepresidenta y ahora líder del Pueblo de Zimbabue Delante (ZPF).

El jueves por la tarde, la policía ya había advertido a los manifestantes y había tratado de desalentarlos indicando que la asistencia esperada (150.000 personas) podía perturbar la actividad de la capital.

Varias embajadas en Harare llamaron a las autoridades a respetar los derechos humanos y las libertades durante las manifestaciones.

Lleva en el poder desde la independencia del país en 1980. En los últimos tiempos, sin embargo, ha perdido apoyos, y desde hace varias semanas en las calles hay un fuerte movimiento de protesta de una magnitud poco habitual.

 

 

 

Dejá tu comentario