AFP

Diálogo entre Lasso y líder indígena para resolver crisis por combustibles en Ecuador

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, y el máximo líder del poderoso movimiento indígena, Leonidas Iza, se reunían este miércoles en Quito para tratar de desactivar una crisis social generada por el alza de los precios de los combustibles, que en octubre derivó en las más fuertes protestas contra el gobierno conservador.

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, y el máximo líder del poderoso movimiento indígena, Leonidas Iza, se reunían este miércoles en Quito para tratar de desactivar una crisis social generada por el alza de los precios de los combustibles, que en octubre derivó en las más fuertes protestas contra el gobierno conservador.

Los aborígenes, que participaron en revueltas que derrocaron a tres mandatarios entre 1997 y 2005, reclaman una baja de la cotización del galón (3,8 litros) de diésel a 1,50 dólares y de gasolina corriente a 2,10 dólares.

Hace casi tres semanas, Lasso, un exbanquero en el poder desde mayo, decretó un aumento de hasta 12%, llevando el diésel de 1,69 a 1,90 dólares y la gasolina de 2,50 a 2,55 dólares, congelando por tiempo indefinido los nuevos precios.

Al instalar el diálogo, a puerta cerrada en el Palacio de Carondelet -sede del gobierno-, el mandatario expresó que "la resolución de diferencias en un ambiente de paz y tranquilidad es fundamental" para la democracia.

"Esperamos resultados de este diálogo, esperamos por el bien del país", manifestó Iza, presidente de la poderosa Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie).

"El presidente ha respondido que entiende el problema, que le gustaría bajar el precio de los combustibles, pero que las circunstancias actuales del país no lo permiten", dijo a la prensa el vocero de la presidencia, Carlos Jijón, en un balance inicial sobre la conversación.

En una primera reunión entre Lasso e Iza el 4 de octubre, la Conaie había propuesto al Ejecutivo suspender los incrementos mensuales que se daban a los precios de los combustibles, que llegaron a subir hasta 90% desde mayo de 2020.

Lasso suspendió a finales de ese mes los aumentos mensuales, pero mantuvo los precios, parte de una estrategia para eliminar millonarios subsidios a los combustibles en este país que exporta petróleo pero importa sus derivados.

Esa decisión no logró disminuir las tensiones, por lo que indígenas y campesinos bloquearon rutas durante dos días de protestas, que incluyeron una marcha que derivó en choques con policías cerca de la casa de gobierno el 26 y 27 de octubre.

- "Avance positivo" -

Las manifestaciones, las más enérgicas contra la gestión de Lasso (37 personas fueron detenidas y ocho policías resultaron heridos), ocurrieron bajo el despliegue de militares en las calles por un estado de excepción decretado el 18 de octubre con miras a combatir la criminalidad ligada al narcotráfico, aunque no se suspendieron derechos como los de protesta y reunión.

Este miércoles, Iza acudió a la cita acompañado por unos 50 dirigentes indígenas, campesinos y sindicales tras encabezar una marcha pacífica de unos 200 seguidores que esperaban tranquilos cerca de Carondelet, acordonado por un fuerte dispositivo policial, según reporteros de la AFP.

Los indígenas también piden al gobierno una moratoria de deudas en la banca estatal ante la crisis económica agravada por la pandemia y evitar la explotación de recursos naturales en zonas hídricas y territorios de aborígenes.

Lasso "ha ido más allá y ha dicho que es partidario de la condonación de los créditos de los pequeños agricultores", anotó Jijón, el vocero presidencial, quien estimó que hay un "avance positivo" en el diálogo.

La Conaie también lideró violentas protestas en octubre de 2019 contra el alza de combustibles, que dejaron once muertos, cuantiosos daños materiales en Quito y obligaron al entonces mandatario Lenín Moreno (2017-2021) a dar marcha atrás a los aumentos.

Previo al encuentro y en medio de denuncias de la Conaie sobre la "criminalización" de manifestantes, Lasso indultó a Antonio Vargas, expresidente de la Conaie, y a otros dos indígenas encarcelados.

Vargas, quien formó parte de un fugaz triunvirato a raíz de la caída del entonces presidente Jamil Mahuad (1998-2000) y que fue candidato presidencial en 2002, cumplía desde junio una condena de tres años por tráfico de tierras.

pld-dsl/sp/lda/rsr

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario