Sociedad

Derek Chauvin, o el rostro de la brutalidad policial en EEUU

Con historial de uso excesivo de la fuerza, el expolicía Derek Chauvin será sentenciado el viernes por el asesinato del afroestadounidense George Floyd, tras arrodillarse sobre su cuello durante casi 10 minutos, en un hecho que los fiscales calificaron de "abuso de autoridad impactante".

Con historial de uso excesivo de la fuerza, el expolicía Derek Chauvin será sentenciado el viernes por el asesinato del afroestadounidense George Floyd, tras arrodillarse sobre su cuello durante casi 10 minutos, en un hecho que los fiscales calificaron de "abuso de autoridad impactante".

La muerte de Floyd, de 46 años, ocurrió el 25 de mayo de 2020 en Minneapolis, Minnesota, tras ser detenido por supuestamente comprar cigarrillos con un billete falso, desató una ola de protestas contra el racismo y la brutalidad policial.

Descrito por colegas como rígido y silencioso, Chauvin mantuvo su rodilla sobre el cuello de Floyd pese a las súplicas del detenido y de los transeúntes conmocionados que registraron en video con sus celulares la agonía.

Durante el juicio de tres semanas, el abogado de Chauvin, Eric Nelson, dijo que su cliente "exudaba una actitud calma y profesional" al detener a Floyd, y que "no usó fuerza ilegal a propósito", sino que actuó según su entrenamiento.

La fiscalía argumentó, con éxito, que Chauvin, de 45 años, había usado fuerza excesiva, no solo con Floyd, sino con otras personas a las que arrestó durante sus 19 años de carrera en la fuerza.

En el alegato final, el fiscal Steve Schleicher describió las acciones de Chauvin como un "abuso de autoridad impactante".

"Esto no fue un acto policial, esto fue un homicidio", aseveró.

- 22 demandas -

Quienes conocen a Chauvin dijeron que usaba más fuerza de la necesaria en sus detenciones.

La fiscalía exhibió varios ejemplos de su "modus operandi", incluido el caso de Zoya Code, una joven negra arrestada en 2017 acusada de violencia por su madre.

"Se apoyó en mi cuello", dijo Code recientemente sobre Chauvin. Frustrada y molesta, lo desafió a presionar más fuerte. "Entonces lo hizo. Sólo para callarme", contó.

Andre Balian, un instructor de kung fu que entrenó con Chauvin hace unos 20 años, dijo que "no había forma" de que el expolicía no se diera cuenta del daño que hacía o era capaz de hacer y en una entrevista con AFP en junio de 2020 lo calificó como un "imbécil".

Se han filtrado pocos detalles sobre Chauvin, pero excolegas bajo condición de anonimato esbozaron en los medios el retrato de un hombre silencioso, inflexible y adicto al trabajo que a menudo patrullaba los barrios difíciles.

Su compromiso le valió cuatro medallas a lo largo de su carrera. Pero también acumuló 22 demandas e investigaciones internas, según un registro público que no incluye los detalles.

- "Mecha muy corta" -

Durante las noches entre semana, Chauvin trabajó durante mucho tiempo en la seguridad de un club nocturno de Minneapolis, El Nuevo Rodeo, donde sus métodos de mano dura también dejaron un amargo recuerdo.

La expropietaria Maya Santamaría habló en la prensa de un hombre "con una mecha muy corta" pues se alteraba rápidamente, agregando que era "un poco racista" y hacía un uso generoso de gases lacrimógenos ante el menor incidente.

Coincidentemente, Floyd trabajó como portero en el mismo establecimiento, pero no se sabe si alguna vez coincidieron.

Solitario en el trabajo, Chauvin se casó en 2010 con una refugiada de Laos. En mayo de 2020 ella pidió el divorcio.

Un tribunal abrió una demanda por fraude fiscal contra la pareja y, en noviembre, un juez rechazó el acuerdo de divorcio que pedía que todos sus bienes fueran transferidos a su esposa.

Ese arreglo habría protegido los bienes del pago de daños.

En marzo, la ciudad de Minneapolis llegó a un acuerdo con la familia de Floyd, que había interpuesto una demanda civil por el asesinato, bajo el cual pagó una indemnización de 27 millones de dólares.

- Poca emoción -

Chauvin se negó a testificar en su defensa, invocando la Quinta Enmienda constitucional contra la autoincriminación.

Sin embargo, libre bajo fianza, asistió todos los días al juicio y a menudo tomaba notas en un bloc de hojas amarillas. El asiento detrás suyo reservado para sus familiares solía estar vacío, en tanto los parientes de Floyd se turnaron para ir durante todo el juicio.

Cuando se leyó el veredicto, Chauvin, vestido con su habitual chaqueta gris, no mostró mucha emoción, a excepción de sus ojos, que estaban cada vez más agitados cuando fue declarado culpable de cada uno de los tres cargos en su contra: asesinato en segundo y tercer grado y homicidio involuntario en segundo grado.

Fue inmediatamente esposado y encarcelado a la espera de la sentencia, que será dictada este viernes.

chp-mlm-ad/llu/yow

FUENTE: AFP

Dejá tu comentario