AFP

Depuesta líder birmana espera el martes el primer veredicto de los juicios contra ella

La depuesta líder birmana Aung San Suu Kyi conocerá el martes el veredicto en su juicio por incitación a la violencia, el primero en una serie de procesos abiertos contra ella por la junta militar que la derrocó, y que podrían llevarla a ser condenada a varios años de prisión.

La depuesta líder birmana Aung San Suu Kyi conocerá el martes el veredicto en su juicio por incitación a la violencia, el primero en una serie de procesos abiertos contra ella por la junta militar que la derrocó, y que podrían llevarla a ser condenada a varios años de prisión.

La Premio Nobel de la paz en 1991 permanece en arresto domiciliario desde que los militares derrocaron a su gobierno el 1 de febrero, poniendo fin a un breve interludio democrático en el país asiático.

Más de 1.200 personas han sido asesinadas y más de 10.000 detenidas en la represión a los disidentes, según un grupo local de monitoreo.

Suu Kyi se expone a más de tres años de cárcel si es hallada culpable de incitación a la violencia contra los militares, uno de los cargos que, según analistas, buscan excluirla para siempre de la vida política birmana.

Las autoridades han dicho que el veredicto podría ser aplazado.

La prensa no tiene acceso al juicio en un tribunal especial de Naipyidó, la capital construida por los militares, y los abogados de la exgobernante tienen prohibido hablar con periodistas.

Tras el golpe, Suu Kyi fue acusada de poseer radiocomunicadores sin registro y violar las restricciones del coronavirus durante las elecciones que su Liga Nacional por la Democracia (LND) ganó en 2020.

La junta posteriormente agregó una serie de acusaciones adicionales, como violar la ley de secretos, corrupción y fraude electoral.

Suu Kyi ahora aparece casi todos los días en el tribunal de la junta, y su equipo legal advirtió que ese ritmo ha afectado la salud de la dirigente de 76 años.

"Creo que es casi un hecho que Suu Kyi recibirá una sentencia severa", anticipó David Mathieson, un analista antiguamente basado en Birmania.

"La duda es cómo será su encarcelamiento... ¿Será tratada como un condenado promedio en una aglomerada celda femenina, o con privilegios en una cárcel VIP?", preguntó.

- Aislado -

Suu Kyi pasó en su vida largos períodos de arresto domiciliario en una mansión colonial de su familia en Rangún, donde se presentaba ante miles de sus seguidores al otro lado de la cerca de su jardín.

Pero el régimen de Min Aung Hlaing la confinó desde febrero en un sitio no revelado de la capital, junto con un pequeño equipo de asistentes.

Su contacto con el mundo exterior ha estado limitado a las breves reuniones con sus abogados, que le llevan noticias y mensajes de sus simpatizantes.

En su primera presentación judicial, ella los usó para enviar un mensaje desafiante en el cual prometió que la LND perdurará y llamó a sus militantes a permanecer unidos.

En junio, para su 76 cumpleaños, simpatizantes de todo el país subieron fotos en redes sociales con flores en el cabello, una característica de la apariencia de Suu Kyi.

Dos días después, su equipo legal transmitió un mensaje en el que Suu Kyi agradeció el gesto.

Pero en octubre, los abogados recibieron una orden de censura después de que transmitieron un testimonio emotivo del presidente depuesto Win Myint en el que contó que rechazó una oferta de los militares para renunciar en lugar de ser depuesto.

Mientras tanto, los juicios contra otros miembros del partido de Suu Kyi terminaron con duras sentencias condenatorias.

Un exministro fue sentenciado hace algunas semanas 75 años de cárcel mientras una figura cercana a Suu Kyi fue condenada a 20 años.

Los generales pueden posteriormente reducir una eventual sentencia contra Suu Kyi, dijo Mathieson, aunque advirtió que no se debe esperar clemencia de la junta y su líder.

bur-rma/jfx/oho/mas/me

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario