Políticaapelación | ministerio de defensa | Graf Spee

Defensa apelará fallo que obliga a vender el águila y telémetro del Graf Spee

Hay diferencias entre los demandantes y el Estado con acusaciones de incumplimiento de contrato.

El Ministerio de Defensa resolvió apelar el fallo judicial de primera instancia que obliga a vender el águila de bronce y el telémetro del acorazado Graf Spee, hundido en costas de Montevideo en 1939 tras culminar la batalla del Río de la Plata de la Segunda Guerra Mundial.

El pasado 20 de junio la jueza civil de 19º turno, Gabriela Rodríguez Marichal, ordenó a Defensa la venta de los objetos rescatados en 2006 en un plazo de 90 días, correspondiendo la mitad a los hermanos Alfredo y Felipe Etchegaray, quienes firmaron un contrato con Prefectura para la extracción del barco. La familia del buzo Héctor Bado, quien intervino en las maniobras de rescate, también es parte de la demanda judicial.

Además, la jueza determinó el pago de intereses moratorios de 6% anual sobre el monto de la cuota parte que corresponde a los permisarios del rescate y la devolución del depósito en garantía de 5.000 dólares más los intereses legales.

Este martes, el Ministerio de Defensa resolvió apelar el fallo judicial, para lo cual tiene 15 días hábiles de plazo para presentar el recurso. El escribano Ruben López, coordinador del departamento encargado de Hallazgos, Pecios y Material Arqueológico explicó a Subrayado que el fallo rechazó la pretensión de los demandantes de subastar las piezas del barco, ya que el artículo 20 de la ley 14.343 establece que Prefectura debe enajenar de forma gratuita u onerosa embarcaciones varadas, hundidas o sus restos.

Por otra parte, indicó que la apelación se fundamenta en que los privados incumplieron el contrato de extraer todo el barco, ya que el objetivo del acuerdo firmado en 2003 era retirar el acorazado alemán por obstruir un canal de navegación. El Ministerio entiende que se debe cumplir el espíritu de la ley que promueve el retiro de barcos hundidos o semihunidos que generan un problema de seguridad o navegación.

Mientras tanto, el águila con la svástica del Graff Spee, enchapada en bronce, está en custodia en dependencias de Prefecutura en el Cerro. Más que en su valor económico, desde su rescate la polémica radica sobre su valor simbólico y el potencial uso que pueda darle un comprador a un objeto perteneciente a la maquinaria de guerra del nazismo.

Dejá tu comentario