AFP

De gira en Europa, Lula encuentra aliados contra el "paria" Bolsonaro (analistas)

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva encontró en los líderes europeos unos aliados contra el actual mandatario, Jair Bolsonaro, en una gira que podría ayudar a legitimar su eventual candidatura a la presidencia frente a un "paria" internacional, según los analistas.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva encontró en los líderes europeos unos aliados contra el actual mandatario, Jair Bolsonaro, en una gira que podría ayudar a legitimar su eventual candidatura a la presidencia frente a un "paria" internacional, según los analistas.

"Con este viaje, Lula muestra que está regresando a la 'Champions League' de los grandes líderes, donde él estaba", asegura a la AFP Gaspard Estrada, director ejecutivo del Observatorio Político de América Latina y del Caribe de la universidad Sciences Po.

En Alemania, se reunió con el futuro canciller Olaf Scholz. En Francia, con el presidente francés, Emmanuel Macron. Y en España, donde culminará su viaje, anunció una reunión con el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, que según la prensa española, tendrá lugar el viernes.

"Brasil no es solo su actual gobernante. Este es el motivo de mi viaje. Recuperar la confianza en Brasil", aseguró este miércoles el exmandatario izquierdista, quien no ahorró calificativos para criticar el actual "aislamiento" internacional de la primera economía de América Latina.

"Lula quiere hacer el contraste con Bolsonaro el paria en el [pasado] G20 en Roma, al que nadie habla", agrega Estrada, quien apunta además el "hartazgo" de los líderes europeos con el actual mandatario, que se alineó con su otrora par estadounidense, Donald Trump.

Para Carlos Malamud, analista del Real Instituto Elcano, "Bolsonaro desde el día 1 de su llegada al poder se alineó claramente con Trump", lo que provocó que la relación con Europa se enfriara, al retirar el apoyo que Brasil prestaba a temas sensibles como el cambio climático.

"El papel que juega Bolsonaro en algunos foros internacionales como en el G20 recientemente o en la COP de Glasgow también es algo que lleva a los dirigentes europeos a apoyar un potencial cambio en Brasil", indica Malamud, para quien su salida "facilitaría la relación eurolatinoamericana".

El portavoz del gobierno francés, Gabriel Attal, descartó no obstante cualquier vínculo entre la situación política en Brasil y el encuentro con Macron, que abordó "asuntos absolutamente fundamentales" como las crisis de covid-19 y climática. "No hay injerencia", aseguró.

Sin embargo, "recibir con alfombra roja a alguien que no es presidente de nada, que es el expresidente, también es una manera de presionar a Bolsonaro", apunta Carlos Milani, exdiplomático y actual profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad de Estado de Rio de Janeiro.

Lula "realizó esta gira en el extranjero para mostrar el gran talón de Aquiles de Bolsonaro: su política exterior", subraya Milani, recordando que, aunque la pandemia pueda explicar en parte este fenómeno, la participación internacional de Brasil está "muy por debajo de su estatus".

- La carta de la "legitimidad" -

"Lula prepara el terreno para su candidatura a la elección presidencial [de octubre], pero va más allá. (...) Tengo la impresión que se presenta incluso como el presidente legítimo de Brasil actualmente", dice Frédéric Louault, profesor de la Universidad Libre de Bruselas.

El jefe del Partido de los Trabajadores puede de hecho ser candidato tras recuperar en marzo sus derechos políticos al anular la justicia sus condenas por corrupción, una de las cuales lo llevó a la cárcel 18 meses. Sin embargo, prevé anunciar a inicios de 2022 si concurre finalmente.

Su gira por Alemania, Bélgica, Francia y España, sobre todo su encuentro con el centrista Macron, podría beneficiarle a nivel interno, según los analistas, porque refuerza su apertura hacia el centroderecha, cuando busca apoyos en Brasil contra el mandatario ultraderechista.

En mayo, quien fuera un referente de la izquierda latinoamericana de la primera década del siglo XXI se reunió con su predecesor en el Palacio de Planalto y su exrival, el sociólogo centrista Fernando Henrique Cardoso. Ambas expresaron su preocupación por el rumbo del país.

"Lula tendrá que ir más allá de las divisiones partidistas para construir su candidatura. Cuando tienes legitimidad internacional, cuando te apoyan jefes de Estado de todo el mundo, eso ayuda", apunta Louault, destacando a su vez la "imagen positiva" en Brasil de su mandato.

Y esta "legitimidad" podría volverse "decisiva" después de los comicios, según Carlos Malamud, "en el caso de que Bolsonaro intente, siguiendo los pasos de Trump, deslegitimar el proceso electoral, decir que hubo fraude y que, por lo tanto, él no va a ceder el poder".

tjc-jf/mb

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario