Cristiano Ronaldo, el insaciable

Cada vez más goles y récords: llevado por una ambición y un ego desmesurados, Cristiano Ronaldo ha corrido toda su vida detrás de los principales reconocimientos y títulos, tanto a los 20 como a los 36 años, momento en el que le ha llegado la hora de regresar al Manchester United.

27 de agosto de 2021, 14:43hs

Cada vez más goles y récords: llevado por una ambición y un ego desmesurados, Cristiano Ronaldo ha corrido toda su vida detrás de los principales reconocimientos y títulos, tanto a los 20 como a los 36 años, momento en el que le ha llegado la hora de regresar al Manchester United.

Con cinco Balones de Oro, el portugués, que sigue hambriento de gloria después de tres temporadas en la Juventus, solo es superado en el palmarés del máximo galardón individual por su eterno rival, Lionel Messi, que ha ganado seis.

Fue el máximo goleador de la Serie A en la temporada pasada (29 dianas), logrando así la gesta de ser el mejor anotador en tres de los cinco grandes campeonatos europeos (Inglaterra con Manchester United, España con Real Madrid e Italia con la Juventus). Dejó el club 'bianconero' con un palmarés de dos títulos de campeón de la Serie A, una Copa de Italia y dos Supercopas italianas.

Vistiendo la camisa de la Juventus, aunque no pudo pasar de cuartos de final, se afianzó como máximo goleador de la historia de la Champions League llegando a las 134 dianas, hasta la fecha, por delante de un Leo Messi que suma 120.

- Caparazón de músculos -

Ser el primero, en lo más alto, a riesgo de atraer críticas en un deporte colectivo, ese ha sido siempre el objetivo de este devorador de récords, siempre protegido por un inalterable caparazón de músculos.

La única vez que se debilitó su imagen fue ante las acusaciones de violación que se le imputaron en 2018, antes de que la justicia estadounidense decidiera no procesarlo.

Para convertirse en 'CR7', el apodo del que hizo una marca, se necesitaba una gran ambición, casi "anormal", en palabras de Zinédine Zidane, su exentrenador en el Real Madrid.

Esta es la ambición que lo llevó desde la pequeña isla de Madeira, en el océano Atlántico, hasta Lisboa, donde desembarcó solo cuando tenía 12 años. Un desarraigo muy difícil de llevar para un niño, de quien se burlaban sus compañeros del Sporting de Lisboa por su fuerte acento insular.

"Se enfadaba y se peleaba a menudo. Trataba de protegerlo, pero a veces volvía a la residencia llorando", contó a la AFP José Semedo, también futbolista y uno de sus mejores amigos.

Admirado por todos pero amado por pocos, Ronaldo construyó su carrera como él trabajó su cuerpo, con esfuerzo y disciplina, indispensables compañeros de su talento natural.

- Ascetismo -

Pero el ascetismo en el trabajo no impide el énfasis en la auto-celebración y Cristiano Ronaldo no oculta lo bien que piensa de sí mismo.

"Por ser rico, por ser guapo, por ser un gran jugador, las personas tienen envidia de mí", declaró el portugués en 2011 cuando ya era jugador del Real Madrid.

Su opulencia, la de ese dios del estadio con el pelo engominado, con un salario anual de 31 millones de euros en Turín y con pendientes de diamantes, es lo que ha mostrado en muchas ocasiones en las redes sociales: un estilo de vida fastuoso, con coches brillantes y jet privado.

Pero en los últimos años, su vida familiar con la modelo española Georgina Rodríguez y sus cuatro hijos está tomando un lugar cada vez más importante en esas fotos, que enseña a sus más de 330 millones de followers en Instagram, red en la que es la persona con más seguidores del mundo.

Cristiano Ronaldo también debe cuidar el negocio 'CR7': su imagen lo es ahora de su propia línea de ropa interior, de su perfume, de una cadena de hoteles e incluso de un museo dedicado a él en Madeira, donde comenzó un recorrido que ahora lo llevará de vuelta a Mánchester, el club con el que levantó su primera Liga de Campeones.

bur-stt-alu/djm/dr

FUENTE: AFP

Temas de la nota

Dejá tu comentario