AFP

Crisis de conservadores españoles extiende alfombra a la ultraderecha

El partido español de extrema derecha español Vox aparece como el gran beneficiario a corto plazo de la guerra interna del Partido Popular, estimaron analistas, sin descartar que acabe reemplazando a los conservadores como segunda fuerza política del país si éstos no cierran filas.

El partido español de extrema derecha español Vox aparece como el gran beneficiario a corto plazo de la guerra interna del Partido Popular, estimaron analistas, sin descartar que acabe reemplazando a los conservadores como segunda fuerza política del país si éstos no cierran filas.

Vox, la formación de extrema derecha dirigida por Santiago Abascal, podría convertirse en la primera fuerza de oposición tras las próximas elecciones, previstas como muy tarde para principios de 2024, "si el PP cierra mal la crisis", dijo a la AFP Astrid Barrio, profesora de ciencias políticas de la Universidad de Valencia.

A corto plazo, "el más beneficiado en réditos políticos es Vox", una formación con menos de una década de vida y que hace sólo cuatro años era marginal, estimó Paloma Román, doctora en ciencias políticas y profesora de la Universidad Complutense de Madrid.

El líder del PP, Pablo Casado, que hace una semana parecía seguro en su puesto, no seguirá al frente del partido tras arrojar sospechas de corrupción sobre la política más popular de la formación, Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la región de Madrid.

Salió derrotado del envite y abandonará el puesto tras un congreso extraordinario cuya fecha se decidirá el próximo martes.

- Vox es "muy competitivo" -

El martes, el PP reunirá a su junta directiva para fijar la fecha de este congreso extraordinario en el que aparece como favorito el presidente de Galicia (noroeste), Alberto Núñez Feijóo, un dirigente moderado de 60 años que ha conseguido cuatro mayorías absolutas consecutivas.

"Es un candidato que ha contenido bien a Vox en Galicia y el principal exponente actual del centrismo que ha permitido al PP gobernar España", recordó Barrio.

Lluís Orriols, doctor en ciencias políticas por la Universidad de Oxford y profesor en la Carlos III de Madrid, cree que hay dos factores en la crisis del PP que pueden engordar a Vox.

Uno, que los primeros sondeos indican que "una porción importante de las deserciones" de votantes del PP no van "hacia la abstención, la indecisión, sino hacia Vox", al contrario de lo que pasó cuando los socialistas vivieron su propia crisis en 2016.

Otro, que la lucha por la hegemonía en la derecha no está resuelta. "Vemos un Vox que no está contenido, no como en la izquierda, donde vemos a un PSOE hegemónico que abarca todo el espacio desde el centro hasta la extrema izquierda".

"En el espacio electoral del votante conservador, Vox es claramente muy competitivo" sentenció Orriols.

Lo demuestra el ascenso electoral de la formación de Abascal en los últimos comicios vividos en España, los del 13 de febrero en Castilla y León (norte), donde Vox pasó de 1 a 13 diputados y dinamitó las esperanzas de los populares de conseguir la mayoría absoluta.

- El PP tiene tiempo -

La suerte del PP no está echada. Se había especulado con que Pedro Sánchez convocase elecciones anticipadas para aprovecharse del mal momento de su rival, pero este jueves lo descartó.

Sánchez aseguró que el gobierno "no va a adelantar elecciones generales" y no lo hará "en base a las debilidades" de los rivales.

"El ascenso de los partidos extremistas reduce el incentivo para la celebración de elecciones anticipadas", estimaron Anna-Carina Hamker y Mujtaba Rahman, analistas del grupo Eurasia, en un artículo sobre la crisis.

Con un año al menos por delante, los analistas consultados creen que el PP tiene tiempo incluso de salir reforzado.

"Imagino que reaccionará, no va a dilapidar un capital político como el que tiene, atesorado a lo largo de tanto tiempo, siendo un partido de gobierno como es", sostuvo Paloma Román.

"El liderazgo de Casado se había resentido mucho y la mayoría de votantes del PP tenía poca o nula confianza en él", estimó Orriols, por lo que si resuelve la crisis de liderazgo, "estará mejor para afrontar las elecciones".

Ahora bien, advirtió Orriols, el nuevo líder tendrá que contener "las pulsiones internas" que han desgarrado el partido, resolver la batalla "entre conservadores clásicos, tradicionales, y jugadores libres que simpaticen con la extrema derecha populista".

al/CHZ/mb

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario