Nacional

Corrupción en hospitales: 10 claves para entender el caso

10 claves para entender qué está pasando con la indagatoria que busca establecer la conexiones de una verdadera mafia dentro de la Salud Pública.

 

¿Hasta cuándo tiene el juez para decidir procesamientos?

Hasta las 17 horas de hoy el juez Néstor Valetti tiene tiempo para procesar o liberar a detenidos e indagados por el caso de sobrefacturación de servicios de limpieza en hospitales públicos.

 

¿Cómo se inició la investigación?

El punto de partida fue la facturación de la cooperativa La Buena Estrella por 2.5 millones de pesos por horas no trabajadas. Luego se amplió a otros centros de salud: centro auxiliar de Pando, hospital de Rivera y el Instituto Nacional del Cáncer (INCA), entre otros.

 

¿En qué consiste la investigación?

 La indagatoria penal incluye abundante documentación, escuchas telefónicas y comprobantes de transferencias de dinero. Todo prueba que un sindicalista se encargaba de cobrar coimas y que los empresarios las pagaban.

 

¿Cuántos indagados hay en la causa?

Entre los más de 26 indagados hay directores, subdirectores, financieros del Estado y seis representantes de La Buena Estrella y de otras cuatro empresas. Según detalla El Observador los indagados pasaron sus horas de detención durmiendo en sillas e incomunicados entre sí. Cada uno tiene dos policías como custodia.

 

¿Quién es Alfredo Silva, el principal implicado?

Alfredo Silva, director la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) en representación de los trabajadores. Silva es dirigente de la Federación de Funcionarios de la Salud (FFSP). 

Hay además seis integrantes de la FFSP indagados. Entre ellos, el coordinador de la Comisión de Servicios Tercerizados del gremio. Este funcionario sería la “cara visible” de Silva: su función era recorrer los hospitales y “presionar” para que se contratara a las empresas que contaban con la aprobación de la FFSP. El País abunda en la participación de H.T destacado sindicalista adjunto a Silva que conseguía que las cooperativas cobraran antes y en mejores condiciones a las arregladas por contrato. H.T. seguía de cerca los pagos, al punto de concurrir a la representación del Tribunal de Cuentas para ver en qué estaban esas facturas.  

 

¿De qué se le acusa?

Alfredo Silva es acusado por Loreley Rodríguez, su exsecretaria, quien le inició juicio por acoso laboral. Rodríguez dijo que el gremialista le pedía que presionara para que se hicieran los pagos a la Buena Estrella y otras cooperativas que trabajan para el MSP. También ella llamaba -en nombre del director- a jerarca para amenazarlos con el despido si no hacían lo que Silva les pedía. El fiscal pide al menos abuso de funciones.

 

¿Había antecedentes de hechos similares?

Actualmente, bajo sospecha hay más de 20 empresas de limpieza y seguridad contratadas por Salud Pública. Pero la más visible es La Buena Estrella, sucedánea de Clanider, otra compañía que prestó funciones en el Maciel. En 2010, la justicia encontró responsables a los principales de Clanider del delito de fraude. La administradora del hospital Lucía Zagía y Gabriel Leindekar -titular de la empresa- fueron enviados a prisión.

 

¿Cómo opera la Buena Estrella, la empresa emblemática de la red investigada?

Un caso emblemático el del Instituto Nacional del Cáncer. Allí la cooperativa fue elegida por la administradora Lilián Aristimuño junto a una comisión asesora de la Federación de Funcionarios de la Salud Publica, entre ellos el encargado de servicios tercerizados, portavoz de Alfredo Silva. La Buena Estrella fue elegida pese a que su oferta era 50% mayor a la de otros oferentes.

¿Qué otras irregularidades encontraron?

La investigación ha comprobado que las empresas tercerizadas ni siquieran cumplían los reglamentos básicos para prestar servicios en el Estado. El personal debía contar con la habilitación del Ministerio de Salud Pública como auxiliar de servicio. Un exjerarca de un hospital del interior dijo al juez Valetti que contrató una empresa dependiente de La Buena Estrella y que ninguno de sus 26 funcionarios contaba con tal permiso de trabajo. El contador de ese centro de salud optó por ellos, pese a la advertencia del director. “Está todo arreglado a nivel de ASSE”, le dijeron como toda respuesta.

 

¿Tendrá consecuencias políticas esta investigación judicial?

El senador del Partido Colorado Alfredo Solari convocarla a una interpelación a la ministra de Salud Pública Susana Muñíz por las irregularidades. Solari, exministro de Salud, ya había acusado a Silva -en base a testimonio de funcionarios- de acoso laboral, destrato y persecución a a trabajadores. También denunció que el director y gremialista gastó 2.26 millones de pesos en alquiler de autos en un período de 18 meses.

 

 

 FOTO: Alfredo Silva, epicentro de la investigación judicial.

Dejá tu comentario