Internacionales Australia | Bélgica | bomberos

Condiciones "catastróficas" avivan los incendios en Australia, que está en estado de emergencia

Una terrible ola de calor favorece la propagación y los focos fuera de control que rodean Sídney.

"Respecto al frente de los incendios prevemos condiciones muy difíciles", advirtió la primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian.

"Como saben, las condiciones son catastróficas, lo que significa que cualquier incendio activo puede volverse muy peligroso rápidamente", añadió.

Sídney, la ciudad más grande del estado y del país con 5,2 millones de habitantes, está envuelta en el humo de los incendios que arden al norte, al sur y al oeste. Algunos a tan sólo unos 130 km de la ciudad.

Los habitantes de la pequeña ciudad de Bargo, a unos 100 km al sureste, fueron evacuados debido al avance de un incendio que ya devoró 185.000 hectáreas el jueves.

"Es horrible, es desalentador conducir en la región. Nos sentimos bastante aislados con las carreteras cortadas. Nuestros familiares no pueden venir a vernos", explica Corey Cartes, un habitante de esta ciudad de unos 4.000 habitantes.

Cartes recibió la orden de abandonar la región hace dos días, pero se quedó para tratar de proteger su propiedad. El fuego se acercó mucho y quemó casi todo el cierre.

"Todos ofrecen ayuda, pero no hay nada que podamos hacer, solo permanecer lejos del peligro y esperar que los bomberos puedan hacer su trabajo", añade.

Al menos 3 millones de hectáreas han ardido en todo el país durante los últimos meses en incendios que causaron la muerte de 10 personas y destruyeron más de 800 casas.

Sidney está asfixiada por el humo del fuego que ya ha devastado al menos tres millones de hectáreas desde setiembre, lo que equivale a la superficie de Bélgica.

Los habitantes de la pequeña ciudad de Bargo fueron evacuados ante el avance del fuego.

Australia está acostumbrada a los incendios forestales, pero el hecho de que este año llegaran antes de lo previsto y su violencia, junto con temperaturas récord, aumentó la preocupación por el calentamiento global.

Los equipos de rescate también trabajan en el estado de Australia meridional, alcanzado en los últimos días por la ola de calor, y se mantenían en alerta máxima en la provincia de Victoria.

Personalidades médicas advirtieron sobre un estado de "emergencia de salud pública" debido a los humos tóxicos en Sídney.

Los hospitales están desbordados por pacientes que se quejan de problemas respiratorios o de agotamiento ante las temperaturas calurosas.

Dejá tu comentario