AFP

Condenan a dos ex altos cargos en Jordania a 15 años de cárcel por "sedición"

Un tribunal jordano condenó el lunes a 15 años de prisión a dos ex altos cargos acusados de intentar derrocar al rey Abdalá II en favor de su hermanastro, el príncipe Hamza, una crisis sin precedentes que sacudió el reino en abril.

Un tribunal jordano condenó el lunes a 15 años de prisión a dos ex altos cargos acusados de intentar derrocar al rey Abdalá II en favor de su hermanastro, el príncipe Hamza, una crisis sin precedentes que sacudió el reino en abril.

El príncipe Hamza, principal protagonista en este caso, no fue juzgado en este proceso que se centró en Basem Awadalá, exjefe de la oficina real, y Sherif Hasan ben Zaid.

Se les acusaba de haber participado en el complot, de haber "actuado contra la seguridad de la sociedad jordana" y de "haber incitado a la sedición". Ambos se declararon inocentes.

El lunes, el Tribunal de Seguridad del Estado, una jurisdicción militar con algunos magistrados civiles, anunció que los había condenado a 15 años de prisión.

Fueron declarados culpables de "incitación [a la acción] contra el régimen político del reino" y por "actos que pueden poner en peligro la seguridad de la sociedad" así como por "sedición".

Se exponían a hasta 20 años de prisión.

Según el acta de acusación de 13 páginas, el príncipe Hamza, de 41 años, "estaba decidido a cumplir su ambición personal de gobernar, y eso violando las costumbres y la Constitución hachemitas".

Según el texto, el príncipe intentó conseguir la ayuda de Arabia Saudita para sus fines.

Awadalá y Ben Zaid están estrechamente vinculados al reino saudita: Awadalá tiene la nacionalidad y Ben Zaid fue durante un tiempo el emisario especial del rey jordano en ese país.

Arabia Saudita, una potencia regional, negó categóricamente estar involucrada en esta crisis inédita y expresó su apoyo "total" al rey.

- Juicio a puerta cerrada -

Hamza fue nombrado príncipe heredero en 1999 pero el rey Abdalá lo destituyó del cargo en 2004 para designar a su propio hijo.

En un video publicado por la BBC el 3 de abril, Hamza acusó a las autoridades de su país de "corrupción" e "incompetencia".

Ese día afirmó que se hallaba bajo arresto domiciliario por su presunta participación en un "complot" y negó estar involucrado.

Al día siguiente el gobierno anunció el arresto de 18 personas implicadas en este intento de "socavar la seguridad y la estabilidad de Jordania". Dieciséis de ellas han sido puestas en libertad.

El príncipe Hamza no será juzgado, puesto que su caso se ha resuelto dentro de la familia real después de que jurara "serle leal" al rey.

El juicio de los dos acusados se celebró a puerta cerrada en Amán, la capital.

El tribunal rechazó una solicitud de los abogados de la defensa para convocar como testigos a tres príncipes, así como al primer ministro Bicher al Khasawneh y al titular de Relaciones Exteriores Ayman Safadi.

Al comienzo del procesamiento, el abogado de Awadalá, Mohamed Afif, afirmó que los dos acusados "insistían en que el príncipe Hamza testificara en el caso".

"El tribunal es el que toma la decisión final, pero si se niega a hacerle comparecer, debe justificarlo", declaró a la AFP a finales de junio.

Según Alaa Al-Khasawneh, abogado de Ben Zaid, la defensa pidió al tribunal que "declarara inocentes a (los) dos clientes".

Basem Awadalá, exministro de Finanzas y Planificación, era muy cercano al rey de Jordania. Antes de ser jefe de la corte real en 2007 dirigió el gabinete del rey en 2006.

En 2008 dimitió de su cargo de jefe de la corte real tras ser muy criticado por su presunta injerencia en temas políticos y económicos polémicos.

msh/hkb/erl-pc/mar

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario