Nacional Carnaval 2015

Comenzó la liguilla del Carnaval con actuaciones excelentes

Comenzaron las finales del concurso de Carnaval con notables actuaciones y serios aspirantes a los primeros premios.

LA GRAN MUÑECA. La murga dejó más que claro, por si a alguien le quedaban dudas, que hizo méritos más que sobrados para estar en la liguilla. El coro, que suena realmente bien, es el instrumento elegido para transmitir con eficacia la mayor parte del espectáculo por encima de las voces solistas.

Otro acierto importante es la selección musical, que sirve como sostén esencial en la creación de climas. Bien por Andrés Toro, arreglador y director musical de la murga.

El libreto está lleno de ocurrencias originales y efectivas, como el cuplé de la adopción o el de la murga hincha del Barcelona. Se trata de un lindísimo espectáculo que puede aspirar a estar entre los cinco mejores de la temporada.

SARABANDA. La comparsa Sarabanda volvió a exhibir las estupendas virtudes musicales de su espectáculo. Se trata de un show muy candombero, con melodías atrapantes y con muy buenos intérpretes, como Eduardo Da Luz, con su swing inconfundible y la siempre eficaz Edelweiss Loyatte.

El trabajo coral y musical también son dignos del mejor elogio. El argumento central del show habla del amor y no tiene una estructura muy sólida, más bien se trata de canciones que hablan de distintos tipos de amor con un personaje como eje del espectáculo.

En algunos rubros puede superar a sus rivales y en otros se verá superada.

SOCIEDAD ANÓNIMA. El humor de Sociedad Anónima resistió sin problemas el paso de las tres ruedas. Y no solo eso: ha ido creciendo.

El espectáculo tiene escenas desopilantes, creadas a partir de situaciones tan sencillas e inocentes como una conversación de dos hermanos de más de 90 años o las peripecias de un maestro y cuatro pollitos.

Uno de los secretos que puede ayudar a explicar este fenómeno humorístico, además del estilo, son los actores: a los maragatos Carlos Barceló, “Pato” Esteche, Pablo García y Darío Torres se suman los montevideanos “Pendota” Meneses y Gustavo Uboldi, todos con excelentes intervenciones. Otra vez serio candidato al triunfo.

LA TRASNOCHADA. La murga tuvo una impecable tercera rueda. Cantó muy bien y el espectáculo tuvo una gran respuesta del público. Los trovadores pasean al espectador por la crítica, la denuncia, el humor (un buen ejemplo es el cuplé de Ricardo Arjona) y la mejor esencia murguera.

El estilo provocador de la murga los lleva a jugar al límite en varios pasajes, pero saben salir airosos gracias a la credibilidad con que transmiten sus versos envenenados. Cuando apelan al costado más poético del repertorio son infalibles, pólvora seca para escribir canciones y puntería envidiable para envolverlas en melodías que enamoran. A lo largo del concurso han hecho méritos para ocupar un lugar en el podio.

 

Dejá tu comentario