"Cláusula UPM" contra piquetes y ocupaciones preocupa a gremios y empresas

La multinacional condiciona su inversión a esta conquista. Un brete para el PIT-CNT y una perspectiva alentadora para capitalistas


Entre los múltiples desafíos que tiene el gobierno con la instalación de UPM2 está el tema sindical.

La empresa quiere un protocolo de prevención de conflictos gremiales que establece la prohibición de piquetes y ocupaciones, algo inédito en Uruguay.

Se trata de un mecanismo mediante el cual el Poder Ejecuto -a través del Ministerio de Trabajo- tendrá potestad de utilizar primero el diálogo y después la fuerza pública para desalojar plantas físicas, en caso de llegar a un acuerdo en el plazo de 24 horas.

UPM condiciona al cumplimiento de esta cláusula la continuidad de la inversión. El texto del acuerdo se reserva el derecho de retirarse en forma unilateral.

El presidente de la República, Tabaré Vázquez, admitió que se trabajará para conformar un protocolo de acción para prevenir conflictos laborales antes que estos se transformen en medidas sindicales de lucha.

Vázquez confirmó la información y dijo que todos los actores involucrados están al tanto del tema

“Es una aspiración de UPM. Aspira que trabajemos para que evitemos las ocupaciones”, dijo el mandatario.

Escuchá lo que el mandatario dijo a Radio Uruguay.

Para que ello ocurra, la Administración Vázquez necesita el visto bueno el PIT-CNT.

En su momento, la delegación oficial que viajó a Finlandia para iniciar el acuerdo de inversión llevaba al presidente de la central única de trabajadores, Fernando Pereira.

Esto fue visto como una señal de institucionalidad fuerte.

Sin embargo, no será algo fácil de cumplir dada la multiplicidad de aspectos que suponen la construcción de un emprendimiento que trascienden la planta física a instalarse en Durazno.

Son muchos los gremios que tienen injerencia en las obras (Sunca, Unmtra, Unión Ferroviaria).

De hecho, el sindicato de AFE ya adelantó en la víspera al ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, que no será fácil la paz sindical planteada.

Durante las obras de infraestructura en eltramo Montevideo-Paso de los Toros se suspenderá el trabajo de 90 personas que se desempeñan en la línea de transporte.

Por otra parte, aprobar un mecanismo como éste implicará un precedente que están siguiendo de cerca otros sectores del empresariado privado.

Precisamente la Confederación de Cámaras Empresariales ya convocó a una reunión para analizar el alcance de este planteo de UPM y que el gobierno quiere cumplir.

 

Dejá tu comentario