InternacionalesFrançois de Rugy | Emmanuel Macron

Cenas fastuosas le costaron caro al ministro de Ecología francés: dimitió en medio de un escándalo

François de Rugy tuvo al principio el apoyo del presidente Macron, pero su destino ya estaba marcado. Vinos de 500 euros y mozos full time

Renunció este martes, el ministro francés de Ecología y número dos en el escalafón gubernamental, François de Rugy, quien es denunciado por organizar lujosos cenas privadas con el dinero público.

El diario Mediapart difundió las actividades del secretario de Estado en los salones del palacete Lassay entre 2017 y 2018. Entonces, De Rugy era presidente de la Asamblea Nacional.

El funcionario se comprometió a devolver “cada euro sospechoso” si se demostrara que hubo irregularidades.

Las cenas de amigos dignas de jefes de Estado, según la investigación del diario, arrojan en todo caso dudas sobre la ejemplaridad, la transparencia y la buena gestión del gasto público que siempre ha defendido a brazo partido el titular de Ecología.

El presidente Emmanuel Macron mantuvo, en principio, su confianza en el ministro, que se había justificado diciendo que se trataba de “cenas informales con personalidades de la sociedad civil y en el ejercicio de sus funciones”.

Las excusas no terminaron de convencer a la oposición.

Tampoco el grupo parlamentario de La República en Marcha ha salido en tromba a defender al ministro.

Mediapart apoya su información en documentos, fotos y testimonios que revelan cenas de alto perfil convocadas en la mayoría de los casos por Sévérine de Rugy, esposa del ministro y periodista de la revista Gala.

Los fastos llegaron a tal nivel que hasta los funcionarios de la Asamblea Nacional empezaron a indignarse, porque las veladas obligaban al personal a trabajar por la noche. En las mesas, además de valiosas vajillas, porcelanas y cristalerías, se ven langostas gigantes y caldos que no bajan de los cien euros la botella.

El champán y el vino es lo que más recuerdan los comensales, que solían ser entre 10 y 30 por cena. La bodega de la Asamblea Nacional es famosa por ser una de las mejores del país y en una de las fotos publicadas por Mediapart se aprecia un mouton-rochschild 2004 que cuesta una media de 500 euros.

En la lista de invitados había periodistas, realizadores, productores, gente del mundo de las finanzas, escritores y actrices amigos de Séverine de Rugy quien, no obstante, había declarado en alguna ocasión que “ser la mujer de un ministro es estar al servicio de Francia y eso obliga a ser ejemplar”.

La pasada semana Mediapart ha publicado que De Rugy hizo obras por valor de 63.000 euros en su apartamento oficial de ministro con fondos públicos o que su directora de gabinete en el departamento de Ecología, Nicole Klein, tenía a su disposición un piso de protección oficial desde el 2001 en el que no vivía.

Cuantos más datos trascendían, más crecía la polémica.

Finalmente, François de Rugy se vio obligado a acortar un viaje a la región de Deux Sèves para volver precipitadamente a París y responder a la convocatoria del primer ministro, Edouard Philippe.

En ese encuentro se ha acordado también abrir una inspección sobre el coste de las obras de su apartamento oficial.

Diputado desde el 2007, De Rugy fue el primer presidente de la Asamblea Nacional del mandato de Emmanuel Macron. En septiembre del 2018 fue nombrado ministro de Ecología para sustituir al dimitido Nicolas Hulot

Dejá tu comentario