Nacional

Castillo y Bartesaghi enfrentados otra vez en la Peluffo Giguens

Los médicos renunciarán en masa y piensan armar otra fundación. El presidente de la Peluffo dice que eso sería una privatización corporativista.

 

Otra vez el enfrentamiento al interior de la fundación Peluffo Giguens. Los 15 médicos liderados por el oncólogo Ney Castillo renunciaron a sus cargos y anunciaron que se van el 15 de julio para crear otra fundación paralela.

Esta es la consecuencia de un largo conflicto entre los médicos y el presidente del directorio de la Peluffo, Jorge Bartesaghi, quien este lunes respondió al anuncio de Castillo y dijo que crear una nueva fundación sería una medida "privatizante y corporativista".

Bartesaghi volvió a decir que son "falsas" las acusaciones que le hacen los médicos de desconocer sus opiniones técnicas y de no invertir en el cuidado de los niños con cáncer que atiende la fundación.

El conflicto explotó a fines de 2011 cuando los médicos de la Peluffo, encabezados por Castillo, denunciaron el malo relacionamiento que había con el directorio y en particular con Bartesaghi.

Los médicos señalan como el fin de la relación las diferencias de enfoque entre los profesionales y la dirección ejecutiva de la fundación encabezada por Jorge Bartesaghi.

Para los liderados por Castillo las inversiones deberían ser volcadas en maquinaria radiológica. En tal sentido se cuestionó la construcción de un centro de telemedicina cuyo valor superó los dos millones de dólares.

En enero de 2012 los médicos anunciaron que renunciarían en masa si Bartesaghi seguía en su cargo y dieron tiempo hasta marzo. Los meses pasaron y la relación siguió de mal en peor hasta ahora, que los médicos y Castillo presentaron renuncia.

En la carta presentada este lunes, los profesionales médicos reiteraron que la dirección actúa "con un absoluto desprecio" por los criterios técnicos. Recordaron afirmaciones del directorio como "la ausencia de médicos es un tema menor ya que en Oncología está todo protocolizado", que "la directiva no está para comprar aparatitos"  o que "los cuidados paliativos no son necesarios porque fallecen sólo dos niños por año".

Barteaghi dice que no va a renunciar y asegura que la atención de los niños con cáncer no se verá afectada.

Dejá tu comentario