Caso Milvana: Policía descree que la eligieron por "azar" como dijo líder

Lepere y Leone idearon operativo por meses. Dos jubilados y dos desocupados acompañaron. Evadieron un piquete policial la noche del secuestro.

19 de junio de 2015, 09:24hs

 

Dos delincuentes con más de 30 años de experiencia, Gustavo Lepere y Pedro Leone, eran los líderes de la banda de secuestradores que mantuvieron encerrada por 30 dias a la doctora Milvana Salomone.

Lepere tiene un prontuario como homicida y rapiñero. Fue sicario en casos de alto perfil y pasó por todo el sistema penitenciario uruguayo. Integró la "Banda del Tacoma".

Por su parte, a Leone se le busca por asesinatos instigados por la mafia italiana en los años 90 y huyó a España, obligando a un largo proceso de pedido de extradición, informa El País.

Lo curioso es que esta vez ambos decidieron nuevos socios para despistar a la Policía: dos hombres desocupados de 23 y 39 años, y dos jubilados de 72 y 73 años.

Los cuatro tuvieron participación menor en el hecho: custodiaron el dinero una vez consumado el rescate.

Lepere y Leone -que sigue prófugo y se llevó US$ 50.000 - idearon el plan para secuestrar a Milvana Salomone, aunque hasta el momento no se sabe por qué la eligieron como objetivo.

Juntos, armaron la pieza del fondo en la propiedad de Lepere y el pozo donde se iba a colocar a la primera víctima. La banda aspiraba a continuar llevando a cabo este tipo de secuestros extorsivos.

Más allá de la dilucidación del caso, los investigadores no conocen el nexo. El propio ministro del Interior Eduardo Bonomi dejo entrever que un secuestro extorsivo debe necesariamente tener una víctima con capacidad de respuesta a las demandas de los delincuentes.

La Policía no les cree que haya sido “al azar” y que había elegido el Parque Batlle para buscar una víctima porque es una zona de “gente con plata”, como dijo Lepere en su declaración.

Buscaba, dijo, una persona que manejara una “camioneta importada” y que aparentara buena salud, ya que las condiciones del secuestro iban a ser duras.

De todos modos, la pista del auto oscuro que la siguió desde la salida de Florida hasta su casa en Montevideo parece desmentir.

Según Lepere, la muchedumbre que venía del clásico estuvo a punto de abortar el operativo que se llevó a cabo en la calle Pastoriza. Él y Leone, en persona, fueron quienes la redujeron y se encargaron de llevarla a la casa de la calle Watt, en Peñarol. Luego dieron órdenes a sus compinches de que se deshicieran de la camioneta.

La noche en que secuestraron a Salomone fueron detenidos en un cordón policial de rutina, pero les fue permitido continuar.

No obstante, los investigadores sabían quiénes eran desde mucho antes del intercambio del rescate.

Realizaron un seguimiento discreto de sus movimientos hasta dar el golpe final poco después de que la víctima, ya a salvo, fuera dejada en la ruta 32, a dos kilómetros del haras familiar “Cuatro Piedras”, propiedad del esposo y el hermano de Salomone.

 

 

Dejá tu comentario