InternacionalesEspaña | Barcelona | caso María

Caso "María": unos 60 uruguayos en Barcelona se movilizaron frente al consulado

La Justicia española amplió el plazo hasta el miércoles para que la niña sea entregada al padre.

Unas 60 personas participaron de la movilización frente a las puertas del edificio donde funciona el consulado uruguayo en Barcelona.

Las oficinas de la delegación diplomática se encuentran en el cuarto piso.María y su hija se encuentran refugiadas en el lugar desde el pasado viernes, cuando el consulado decidió no entregar a la menor a su padre, como mandató la justicia española.

La Cancillería uruguaya, advirtió que no está dentro de sus potestades cumplir con la orden de la justicia y defendió la soberanía de la sede diplomática.El edificio se mantiene bajo estricta vigilancia policial.

Ester García, una de las abogadas de María, afirmó “nos han dicho que si la niña sale del consulado la tomará la Policía y se la entregarán al padre”.

La jueza española, Cristina Marrero, amplió el plazo hasta el miércoles para que la menor sea entregada al padre.

Quienes participaron de la movilización sobre el mediodía de Barcelona, aseguraron que lo hacían “contra la Justicia patriarcal y misógina”.

DETALLES VIDA MARÍA

CONSULADO ADAPTÓ UNA OFICINA PARA LA NIÑA

El periodista Guillem Sànchez, del Períodico de Cataluña, informa que los funcionarios del consulado acondicionaron una de las habitaciones con dos catres y que también acondicionaron un espacio para que la pequeña, de 7 años, juegue y dibuje.

El artículo periodístico afirma que “para cuidar de madre e hija, en el consulado han hecho dos grupos distintos que se van rotando para traerles comida: verdura, fruta y chocolate para la niña”.

Hasta Barcelona han llegado dos hermanas de María, una que vive en Montevideo y otra en Italia.

Este sábado por la tarde, uno de los funcionarios del consulado les prestó una computadora para que pudieron ver la película 'Alicia en el país de las maravillas' de Tim Burton.

María trajo a Uruguay a la niña y denunció a su expareja por abusos sexuales, en ese momento la niña tenía 4 años.

La Justicia uruguaya desestimó la denuncia y el año pasado determinó que la mujer debía volver con su hija a España.

Dejá tu comentario