Internacionales

Campaña sucia en Francia: candidato tuvo que aclarar que no es homosexual

En tanto, una autobiografía no autorizada describe a la utraderechista Marine Le Pen como una joven "de la noche" en los años 90

El candidato presidencial francés Emmanuel Macron debió salir a aclarar que no es homosexual y que no tiene una relación extramarital con el presidente de Radio France, Mathieu Gallet.

Con humor, Macron tuvo que abordar el tema luego de semanas de insistentes rumores acerca de su supuesta doble vida.

“Si les dicen que tengo una doble vida con Mathieu Gallet, es mi holograma que, de repente, se me ha fugado, pero no puedo ser yo”, comentó. "Ni con él ni con otro", añadió después.

El tema es que Macron ya está en pareja con Brigitte Trogneu, una mujer 20 años mayor que él, lo que ya es un motivo de bromas por la diferencia de edad.

Trogneu además fue su profesora en la universidad.

“Les aseguro que comparto toda mi vida con ella, de la mañana a la noche”, aclaró.

Macron saltó a la fama como ministro de Economía en 2014, pero pronto se despegó de su maestro, Francois Holland. Se considera un admirador de la izquierda nórdica y quiere llevar al país a ese modelo.

En su época de estudiante ya era 'brillante y carismático', 'buen orador', con un 'perfil a lo Barack Obama', según el diputado de derecha Julien Aubert, uno de sus condiscípulos en la prestigiosa Escuela Nacional de Administración (ENA).

La campaña electoral francesa se ha ido deteriorando en las últimas semanas, alentado por la maledicencia de las redes sociales.

Otra candidata presidencial que es defenestrada es la ultraderechista Marine Le Pen, heredera de su padre Jean Marie Le Pen, y vocera de los sectores más reaccionarios de la sociedad francesa, con un discurso muy parecido al del estadounidense Donald Trump.

Su biografía no autorizada, de reciente aparición, "La política a pesar de ella", retrata las contradicciones de la candidata conservadora con una juventud noctámbula, desprejiciada, en la que no faltaron alcohol, drogas, y mucho sexo.

Mathieu Dejean y David Doucet han entrevistado a antiguas amistades, familiares, asesores de su padre e importantes miembros del partido para desvelar algunos datos impactantes sobre el pasado de Le Pen.

Marine no iba a ser la heredera política de su padre. Ese papel estaba reservado a la hermana mayor, Marie-Caroline, que hablaba inglés, había estudiado en Oxford y desde el principio hizo carrera en política.

Pero Marie-Caroline decidió enfrentarse a su padre en la interna partidaria a partir del casamiento con un opositor.

Mientras esto sucedía, la hermana menor esta totalmente desinteresada de la política.

Sus amigos y allegados le decían la "night-clubbeuse" ('la discotequera') por su afición a la noche.

También era conocida en los antiguos baños municipales de la calle Bourg-l'Abbé, en el Marais.

A pesar de todo ello, cuando Marine entró en política casi por casualidad —para apoyar a su padre en la guerra contra el segundo del Frente Nacional— todo esto consiguió ser enterrado y Le Pen se vendió a sí misma como una mujer casera, responsable y prácticamente aburrida.

Alguna gente se quejaba de la ausencia total de cultura política en Le Pen, diciendo (significativamente) que "no sabía diferenciar una esvástica de una cruz celta".

 

 

Dejá tu comentario