Nacional

Cadete de la clínica dice que la víctima le pidió U$S 20.000

El hombre fue enviado a prisión. De las cuentas bancarias de la empresa faltan U$S 20.000. Según el cadete, la víctima le había pedido que le entregara el dinero.

 

Un cadete de 29 años de edad, fue procesado con prisión, como autor del homicidio de Ana María Cristina Alonzo de 53 años, que se desempeñaba como gerente administrativa de una reconocida clínica estética de Pocitos.

La mujer fue asesinada hace 10 días con un disparo en la nuca y encontrada por la Policía en el piso de una de las oficinas, ubicada sobre la calle Luis Alberto de Herrera, frente a Montevideo Shopping.

Tras dos días de intenso interrogatorio, la Jueza Fanny Canessa dispuso el procesamiento con prisión de J.M.T.S., de 29 años, por un delito de homicidio especialmente agravado.

Según se detalla en el auto de procesamiento que hoy recoge El País, una de las funcionarias de la clínica de iniciales M.C.P., "abre el apartamento donde funciona la oficina y encuentra el cuerpo sin vida de Alonzo". Momentos después se constató que faltaban dos notebooks, el teléfono celular y la cartera de la víctima.

Según los registros de la empresa citados en el fallo, el cadete marcó su salida a las 18.42 pero regresó al edificio y vigiló a la víctima por unos 30 minutos.

Las cámaras de seguridad del edificio permitieron determinar que "permaneció oculto en el descanso sito entre el 2° y 3° piso de dicha escalera, durante el lapso comprendido entre las 19:15 y las 19:46", tiempo que coincide con el lapso en que la víctima permaneció en la clínica.

20.000 DÓLARES. Dos días antes del asesinato, el 14 de febrero, la funcionaria M.C.P., le ordenó al cadete que comprara US$ 4.190 para depositar en una cuenta propiedad de la empresa. El homicida efectuó la compra pero nunca realizó el depósito. 

Una situación similar se dio con un monto superior: le ordenaron depositar US$ 15.000 en una cuenta de la clínica pero nunca lo hizo. La faltante de dinero recién se constató el 22 de febrero. 

El cadete declaró que no realizó los depósitos porque Alonzo le había dado la orden de que le entregara el dinero. 

Por otra parte, en el auto de procesamiento se señala que el sueldo que percibía el cadete (13.000 pesos) "no es compatible con el vehículo de su propiedad, un Honda Accord, que hace un año dice haber pagado en US$ 12.000".

En tanto, el abogado defensor del homicida, consideró como imprescindible tener la declaración del contador de la firma.

 

Dejá tu comentario