InternacionalesBrasil | Fernando Haddad | Jair Bolsonaro

Brasil: ultraderechista Bolsonaro favorito y apuesta a ganar en primera vuelta

Bolsonaro tiene 36,7% de intención de voto, le sigue Fernando Haddad con 24,0%. Lula, impedido de ser candidato, tampoco puede votar.

Impedidos de hacer campaña formal, los candidatos a la presidencia de Brasil se lanzaron el sábado a las redes sociales con transmisiones en vivo y una nerviosa catarata de tuits, en la víspera de una elección polarizada a la que el ultraderechista Jair Bolsonaro llega como favorito.

Bolsonaro, que apuesta a ganar en primera vuelta, tiene 36,7% de intención de voto (42,6% en la proyección de votos válidos), según una encuesta del instituto MDA para la Confederación Nacional de Transportes (CNT) difundida este sábado. Le sigue Fernando Haddad (Partido de los Trabajadores, izquierda), con 24,0% (27,8% de votos válidos).

"Durante mucho tiempo el brasileño tuvo que elegir entre opciones que no lo representaban. ¡Ahora es diferente! Amamos Brasil, defendemos la familia y la inocencia de los niños, tratamos a los criminales como tales y no nos involucramos en casos de corrupción", aseguró Bolsonaro, que creció en los sondeos de forma ininterrumpida con una retórica incendiaria, la defensa de valores tradicionales y promesas de mano dura contra la delincuencia.

Gran parte de su campaña se desarrolló en las redes sociales, tras ser apuñalado en un mitin el 6 de septiembre, lo que lo obligó a permanecer semanas hospitalizado.

Este sábado, el excapitán del Ejército y diputado de 63 años renovó sus llamados a emitir un "voto útil" para vencer en primera vuelta.

En un intento por mostrar su fuerza, sus partidarios recorrieron las calles de Brasilia, en una larga caravana de automóviles.

"Hoy Bolsonaro es lo mejor para el país, es la esperanza de un país mejor", dijo a la AFP Cácio de Oliveira, funcionario público. "Si no tuviéramos a Bolsonaro nos convertiríamos en una Venezuela".

Proveniente de un pequeño partido, el Social Liberal (PSL), Bolsonaro ha logrado una base de apoyos en el Congreso que reúne a los ruralistas, los partidarios de la liberalización del porte de armas y, últimamente, las iglesias evangélicas muy poderosas en el religioso Brasil.

- El llamado del PT -

De su lado, Haddad -que recorrió el sábado Feira de Santana, en el estado de Bahia (noreste), se sumó a la carrera de tuits en un último esfuerzo por asegurar su lugar en una segunda vuelta, prevista para el 28 de octubre.

"En este momento, todo voto es importante: todo debate, toda conversación, todo material de campaña que se comparta y buenas noticias, como también las respuestas contra las mentiras", indicó quien fue elegido para sustituir como candidato al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción.

El candidato del PT llamó además a "permanecer alerta". "Ahora es en las redes y las calles, para consolidar nuestro pasaje al segundo turno".

La cuenta oficial de Lula se unió a la campaña tuitera pidiendo a sus simpatizantes "declarar su voto por Haddad en las redes sociales".

En una nueva carta a sus seguidores, el exmandatario aseguró además que el PT "es el que tiene la experiencia más exitosa de gobernar Brasil, con la política más fuerte de inclusión social".

- Campaña basada en "miedo y frustración" -

El PT gobernó Brasil de 2003 a 2016, un reinado de 13 años que terminó brutalmente con la destitución de Dilma Rousseff por el Congreso, acusada de manipular las cuentas públicas.

Ahora promete volver a los años de gloria de su líder encarcelado, cuando los planes de inserción social y una economía boyante permitieron a más de 30 millones de brasileños salir de la pobreza extrema.

Pero la crisis económica que ha dejado casi 13 millones de desempleados, la violencia endémica y los escándalos de corrupción han generado un fuerte "antipetismo".

"Bolsonaro tuvo una campaña muy basada en el miedo y la frustración", explicó a la AFP Guilherme Casaroes, profesor de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Fundación Getulio Vargas. "La gente asocia mucho la crisis económica y la corrupción al gobierno de Dilma, del PT. Eso también ayuda a estimular el sentimiento antipetista, que ya es muy fuerte".

A eso se suma el conservadurismo de la sociedad brasileña, indicó. "Ese conservadurismo se mantuvo subyacente, pero terminó apareciendo de manera muy fuerte en los últimos tiempos, contra lo que muchos llaman la dictadura de lo políticamente correcto".

- Balotaje incierto -

En medio de la fuerte polarización, Ciro Gomes (centroizquierda), con una intención de voto en torno al 10%, apuntó sus baterías el sábado a los votantes de centro, advirtiendo que es el único que podría ganarle a Bolsonaro en una segunda vuelta.

Según MDA, en un eventual segundo turno Gomes aparece en empate técnico con Bolsonaro, quien en cambio vencería a Haddad 45,2% a 38,7%.

"Espero sinceramente que podamos derrotar a Jair Bolsonaro, lo que hoy significa que haya un segundo turno", confió Daniela Mussi, una socióloga que participó de una movilización contra el candidato en Sao Paulo.

En una jornada lluviosa, la protesta reunió apenas unas 2.000 personas, muy lejos de las manifestaciones masivas de una semana atrás bajo la consigna #EleNao (Él No).

Unos 147 millones de brasileños están convocados a votar el domingo para elegir al sucesor de Michel Temer.

Fuente: AFP

Dejá tu comentario