Nacional

Bordaberry cuestionó vínculos de esposa de Bonomi con hinchada de Peñarol

Interpelación por inseguridad instaló agenda de los barrabravas con temas de crimen organizado. Tironeos sobre pertenencia política de los violentos.

Los barrabravas del fútbol ocupan este viernes la tapa de los diarios de Montevideo.

El partido entre Rampla y Peñarol en el Estadio Centenario, suspendido por el incidente en el que resultó herido un hincha, dejó al descubierto que el club sigue financiando la actividad de los violentos.

El club se hace cargo de abonar a la AUF las entradas de 30 hinchas que ingresan a la tribuna popular.

Según El Observador, hay otros cuatro clubes que realizan prácticas  similares y están en la mira de la Policía.

El gobierno intenta por todos los medios frenar la violencia en el fútbol. A la búsqueda de nuevos protocolos de seguridad (cámaras de videovigilancia, controles, cacheos, trabajo de inteligencia), quiere sumar nuevas reglas de juego.

La secretaría de Deportes redactó un proyecto por el cual se permite imputar a los dirigentes del fútbol que, de manera dircta o indirecta, colaboren con las barras.

En El País, se destacan las duras acusaciones del senador Pedro Bordaberry a la esposa del ministro Bonomi durante la interpelación desarrollada hasta altas horas de la madrugada de este viernes.

En la interpelación promovida al ministro del Interior, el senador Bordaberry acusó a la esposa del secretario de Estado, la diputada Susana Pereyra (MPP), de ser parte de la barra brava aurinegra.

"La esposa de Bonomi corea cánticos contra la Policía" en las tribunas, dijo Bordaberry.

El líder colorado dijo que el ministro del Interior "duerme con el enemigo". Lo acusa además de crear "el monstruo" que son actualmente las barrabravas en el negocio del fútbol, ya que comercializan drogas, cobran peajes en los estacionamientos y especulan con los viajes al exterior.

La acusación mereció una réplica de Bonomi, quien pidió una discusión "seria" sobre el problema.

"Los barrabravas son delincuentes que tratan de refugiarse dentro de las hinchadas con un sentido de pertenencia futbolístico y utilizarlo para el delito organizado. Ese es el problema del fútbol. Y se asume así o no lo solucionamos".

En principio las preferencias políticas de los barrabravas del fútbol no parecería ser un tema relevante.

Pero en el diario La República se publica este viernes como principal tema de tapa un perfil de Jorge Esteban Rivero, "Riverito", un exjefe de la barrabrava de Peñarol que integró listas del Partido Nacional y del Partido Colorado.

Rivero es una muestra de cómo los hinchas violentos quieren instalarse en la política y otros mecanismos de integración social para proseguir con sus actividades.

Durante la interpelación a Bonomi, estuvo circulando la información de que Rivero integró la Lista 6 de Canelones del Partido Nacional que postuló a la presidencia de Luis Lacalle Pou.

También integró la Lista 1030-G del Municipio de Paso Carrasco correspondiente al Partido Colorado.

El diario oficialista destaca este supuesto vinculo entre barrabravas y partidos tradicionales.

Pero el nombre de Rivero también estuvo vinculado al de la diputada Susana Pereyra, la esposa de Bonomi, en una acusación que nunca se llegó a probar.

Pereyra fue acusada en 2012 de alertar a referentes de la hinchada que Peñarol que estaban siendo objeto de escuchas telefónicas y de facilitar salidas al exterior -coincidentes con partidos de los aurinegros- a barrabravas que tenían requisitoria policial.

La diputada ha negado una y otra vez estas acusaciones, así como otras, por ejemplo aprovechar su vínculo con la hinchada aurinegra para sumar votos en las internas del Movimiento de Participación Popular.

 

Dejá tu comentario