Bonomi admitió que policías "plantaron un arma" al joven muerto

El ministro del Interior dio a Radio Sarandí una versión completamente distinta de la muerte de Sergio Lemos, el joven abatido. De presunto delincuente a mártir.

 

Las evidencias en Santa Catalina dejan mal parado al ministro del Interior Eduardo Bonomi. Ayer al mediodía salió a dar una versión policial radicalmente distinta de lo que había pasado: los uniformados dispararon en respuesta al ataque del supuesto ladrón.

Según él, Sergio Lemos, de 19 años, había disparado primero. La versión trasmitida por las autoridades sostenía que Lemos y un presunto cómplice eran los asaltantes del almacén "La Perica"  Así lo confirmó el ministro en una rueda de prensa desarrollada en el mediodía de ayer.

Horas después, el presidente José Mujica dio vuelco a los hechos y habló de “excesos” policiales. Y poco después se supo que la versión de los vecinos era la más próxima a la realidad: Lemos estaba desarmado y recibió siete balazos ejecutados -según los indicios- cuando la víctima estaba de espaldas. Bonomi reconoció en radio Sarandí que los agentes plantaron un arma para intentar zafar de la justicia. Escuchá la entrevista completa aquí.

Hay cuatro policías detenidos y desde las 9 de la mañana declaran ante el juzgado penal de 14 turno María Elena Mainard. En pocos días, Bonomi salió a poner paños fríos sobre la situación de otros uniformados. Se trata del caso de los guardiacárceles que balearon a dos reclusos durante el último motín del Comcar. Allí, el ministro fue cauteloso. Dijo que se abriría una investigación.

Desde Ginebra, Suiza, el comisionado Álvaro Garcé, tenía datos de que el episodio fue "una ejecución extrajudicial". La tensión entre guardias y presos en los módulos del Comcar -donde el número de alojados triplica lo recomendable- es algo que no escapa a las autoridades. 

El informe posterior del comisionado parlamentario sobre el motín fue concluyente y confirmó sus denuncias: usaron balas de plomo y mataron a los presos sin miramientos.

Este miércoles Bonomi volvió a hablar de un "boicot" que llevan adelante algunos policías contra las reformas que hizo el gobierno de Mujica en el Ministerio del Interior.

Santa Catalina no es cualquier barrio para este gobierno. Varios excompañeros del ministro del Interior se radicaron en la zona después de salir de la cárcel en 1985. A pocos metros de los incidentes vive el senador Luis Rosadilla, ex integrante del MLN y actual miembro de la Corriente Acción y Pensamiento, sector creado por Eleuterio Fernández Huidobro.

Hasta allí llegó Rosadilla en los 80 para reintegrarse a la sociedad como panadero. Su sentido de pertenencia al oeste montevideano se hizo notar cuando, en 2004, se presentó en Código País como posible candidato a la intendencia. Para justificar un impuesto a los residentes de la zona costera de Montevideo, Rosadilla comentó en tono clasista: “es que uno ve la realidad desde la ventana de su casa”.

También se afincó en el barrio Jorge Zabalza Waksman, otro relevante extupamaro. Allí instaló una carnicería y estableció su centro de operaciones por fuera del sistema político una vez que decidió alejarse de su excompañeros.

El propio Zabalza ha sido uno de los voceros barriales. Fue quien dijo que los policías le descargaron el arma a Lemos.

El hecho se produjo el mismo día en que el exedil y exrehén de la dictadura fue procesado -junto a otros 6 militantes radicales-  por la asonada de febrero en la Suprema Corte de Justicia.

Dejá tu comentario