Internacionales

Azafata salva a una joven víctima de tráfico de personas

La menor con aspecto desalineado viajaba con un hombre mayor bien vestido. La aeromoza le dejó una nota en el baño del avión.

Shelia Fedrick era la azafata de un vuelo de Alaska Airlines, que iba desde la cuidad de Seattle en Washington, a San Francisco, California.

A la aeromoza le llamó la atención una joven rubia, con aspecto desalineado y el pelo grasoso, que viajaba sentada junto a un hombre mayor bien vestido.

Fedrick comentó a la cadena estadounidense NBC que "se veía como si hubiese atravesado el mismo infierno".

El acompañante de la menor no permitía que ella hablara directamente con la azafata. Por estas razones Federick pensó que algo no estaba bien.

Así fue que se acercó a la joven y le dijo en secreto que le había dejado una nota en el baño del avión, donde le pedía que solicitara ayuda si la necesitaba. La joven respondió que sí.

Inmediatamente la azafata comunicó al piloto lo que estaba sucediendo y éste dio aviso a las autoridades policiales quienes esperaban al hombre cuando el avión aterrizó.

El hecho ocurrió en 2011 pero fue dado a conocer esta semana en los medios estadounidenses, con el fin de promover el entrenamiento a las tripulaciones para combatir el tráfico de personas.

El portal web de la organización Airline Ambassadors International (AAI) advirtió sobre el comportamiento de las personas cuando se encuentran en una situación de tráfico de personas. Con respecto a la víctima advirtió que puede lucir asustada ante los agentes de seguridad, insegura sobre su destino y nerviosa, además puede dar respuestas prefabricadas y usar prendas que no son adecuadas para el destino al que se dirige.

Los traficantes suelen observar a la víctima constantemente, responden por ella y pueden no saber información personal.

Foto: Facebook 

Dejá tu comentario