Sociedad Alberto Sonsol | Canal 10 | Polémica en el bar

Auténtico, frontal, sin vueltas, calentón, amigo de los amigos y gran compañero, así era Alberto Sonsol

Llevaba más de 20 años en el deporte, cuando en 2015 comenzó su carrera como conductor: Escape Perfecto, Polémica en el bar, La peluquería de don Mateo, e integraba Punto Penal

“Entretener es sacar por un instante a la gente de su vida real”, decía Alberto Sonsol en 2017 para la campaña #Orgu10.

Llevaba más de 20 años en el escenario deportivo, cuando en 2015 comenzó una nueva carrera como conductor del programa Escape Perfecto en Canal 10.

Auténtico, frontal, sin vueltas, calentón, amigo de los amigos y gran compañero. Donde estaba marcaba su impronta: “yo no grito, hablo fuerte”, repetía.

Hincha de Atenas y Peñarol, de los pocos periodistas deportivos en reconocerlo.

Nacido en Palermo el 26 de noviembre de 1957, su barrio fue su escuela. Vivió en la calle Minas 911, casa que le trajo entrañables recuerdos.

Reivindicaba su crianza como una de las señas de identidad uruguaya y así conectaba con la gente.

“Yo era universitario de la calle”, dijo varias veces. En sus cumpleaños, mezclaba a sus amigos judíos con los compañeros del barrio, porque para él las personas eran todas iguales.

Apasionado hombre de barrio, sus posiciones tajantes, histriónicas, desbocadas, no ensombrecían, sin embargo, para quienes lo conocimos, su vulnerabilidad humana, su sensibilidad, su cercanía con la gente y sus compañeros.

Luego de una experiencia en Israel, a los 27 años asumió que lo que más le gustaba era el periodismo deportivo y ser relator, lo máximo. A esa carrera le impuso un perfil único. Muchos consideran que fue el mejor relator de básquetbol del Uruguay.

Fue con la desaparecida Sarandí Sport que comenzó su consagración. Actualmente, conducía tres programas en El Espectador, relataba también los partidos de fútbol por Tenfield y también integraba Punto Penal.

En este último año, su participación en Polémica en el Bar lo convirtió en uno de los panelistas más confrontativos. Y fue desde allí, donde hace 15 días realizó su última salida al aire vía Zoom desde su casa, enfrentando con confianza su diagnóstico de Covid-19. Así cerró con la frase que impuso en esta pandemia, “la gente quiere vivir”.

El personaje más popular y polémico del Uruguay estaba en la cúspide de su actividad. Recientemente, se había incorporado a “La peluquería de don Mateo”, seguramente siguiendo otra de sus premisas: “Si saco una sonrisa por día estoy cumplido”.

Dejá tu comentario