Nacional

Astori vuelve hoy al país y mañana analiza su crisis con Mujica

El vicepresidente y sus socios cimentarán su estrategia ante el cese del ministro Lescano y el director de UTE Rey. El efecto Tenfield y peleas por nueva mayoría interna


El cese del director de UTE Gerardo Rey, hizo explotar una bomba de tiempo dentro del gobierno, y puso en peligro nuevamente la delicada relación entre el presidente José Mujica y el vicepresidente Danilo Astori.

El inesperado despido de Rey, sindicalista y  un hombre que estaba desde hace 7 años en su cargo, generó una inevitable asociación con la salida de Héctor Lescano del Ministerio de Turismo, otro funcionario que provenía de la Administración Vázquez.

Agravó aún más la situación el hecho de que el referente de ambos cesados, el vicepresidente Astori, estaba de viaje en los Estados Unidos, y ni siquiera había sido advertido de las intenciones de Mujica.

Astori regresa hoy a Uruguay y mañana se reuniría con su sector Asamblea Uruguay y sus socios electorales reunidos en el Frente Líber Seregni para analizar la situación política interna dentro del gobierno.

Después de haber negado cambios en el gabinete, el presidente Mujica removería a la ministra Graciela Muslera, que representa a su sector político, el Movimiento de Participación Popular (MPP). Sería sustituida por el arquitecto Francisco Beltrame, actual director de Mevir, informa hoy Brecha.

A Muslera también le habría caído mal su inminente destitución, a tal punto que ayer había realizado declaraciones acerca de su eventual salida del gobierno visiblemente emocionada.

Mujica piensa seguir removiendo jerarcas de su sector político. Uno de los movimientos más anunciados es la salida del secretario de Presidencia Alberto Breccia por el abogado Homero Guerrero, amigo personal del mandatario.

De todos modos, allegados a Héctor Lescano y a Gerardo Rey no les alcanzó con el argumento mujiquista de la "renovación". En el caso del ex ministro, la Presidencia apuntó que también era un tema de cuota en base al género (la salida de Muslera, el ingreso de Kechichián).

Para los astoristas, la salida de Lescano estuvo relacionada con la mala relación que el presidente y el ministro mantenían desde 2011 por Tenfield, la concesionaria de los derechos de televisación del fútbol uruguayo. Del mismo tenor es el informe del semanario Crónicas.

Tanto Brecha como Crónicas recuerdan la pelea de Lescano con el Grupo Casal por las trasmisiones de las Eliminatorias y la negativa de la empresa a ceder los derechos para la TV abierta. También apuntan al rápido desmentido de Mujica acerca de supuestas medidas a adoptar por el gobierno y a un almuerzo compartido entre el presidente y la plana mayor del grupo económico.

En el caso de Rey, su sector asegura off the record que su salida es una vendetta anticipada ante los resultados que develarán las recientes elecciones internas dentro del Frente Amplio.

El Frente líber Seregni, con Astori a la cabeza, jugó sus fichas a la socialista Mónica Xavier, favorita en las encuestas de intención de voto. Hasta ahora, el Movimiento de Participación Popular era el grupo más influyente dentro de la coalición.

En las últimas elecciones nacionales y en las internas de 2006, el mujiquismo representaba más del 50% del corpus electoral del Frente Amplio.

Uno de los líderes sectoriales que más fuerte trancó la movida presidencial es el líder del Nuevo Espacio, el senador  Rafael Michelini. A través de su cuenta de Twitter, advirtió que las decisiones de Mujica podrían afectar el desarrollo de la segunda mitad del gobierno.

"Sacar a Lescano es inexplicable e inentendible, de insistir en este camino errático, el presidente fagocitará su mayoría parlamentaria”, escribió.

 

 

Dejá tu comentario