Nacional

Anestesista uruguayo preside el máximo órgano mundial en la materia

La Sociedad de Anestesiología del Uruguay celebra este domingo 16 de octubre el Día Internacional del Anestesiólogo.

El uruguayo Gonzalo Barreiro, con amplia trayectoria en nuestro país tanto en el sector público como en el privado, presidirá el máximo órgano mundial que nuclea a más de 130 mil anestesistas integrantes de 134 sociedades y donde están representados 140 países.

La Federación Mundial de Sociedades de Anestesiólogos (WFSA) trabaja para que la anestesia sea segura y accesible para mejorar la atención al paciente en todo el mundo, transformándose en la alianza global más importante de los anestesiólogos, los cuales trabajan en conjunto con las organizaciones nacionales, regionales y especializados para facilitar y promover los más altos estándares de atención al paciente.

?"N?uestra misión se desarrolla a través de los programas que se implementan en colaboración con las Sociedades Nacionales de Anestesiología y otras organizaciones que comparten nuestros objetivos. Trabajamos con la Organización Mundial de la Salud (OMS), con los gobiernos, con otros organismos de normalización, con las organizaciones quirúrgicas, con las ONG, con los hospitales y con los centros de formación y damos la bienvenida a las asociaciones con organizaciones que apoyan la anestesia segura", informó el Dr. Gonzalo Barreiro?, quien presidirá la WFSA durante los próximos 4 años.

Anestesia en Uruguay..pasado y presente de una rica historia

En Uruguay, unos 400 anestesistas nucleados en la Sociedad de Anestesiología del Uruguay disponen gran parte de su tiempo a la incorporación de nuevas técnicas mundiales en la materia y destinar recursos para la constante formación de las actuales y nuevas generaciones.

?Esta historia de la Anestesia en el Uruguay comenzó con la primera que se? realizó a los 7 meses de haberse realizado la primera con éxito en el mundo. Fue en el Hospital de Caridad (hoy Hospital Maciel) el 2 de mayo de 1847 y según los registros fue la primer Anestesia en el Río de la Plata y posiblemente también en América del Sur.

El 16 de octubre de 1846, Morton anestesia un paciente en el Massachussets General Hospital, en EUA permitiendo al doctor Warren extirpar, sin dolor, un pequen?o tumor vascular del cuello. La noticia se difunde y el mundo comenta alborozado que se había vencido el dolor de las operaciones.

?A finales de diciembre del mismo año, Linton amputo? una pierna, al paciente llamado Federico Churchill, en el Hospital del University College en Londres, bajo narcosis ete?rea. Un mes despue?s, en Enero de 1847, se realizaron anestesias en Pari?s, de cuyos e?xitos da cuenta el Profesor Malgaigne en los Boletines de la Academia de Medicina de Francia, entonces, sin disputa, la institucio?n cienti?fica me?dica de mayor prestigio mundial.

Los boletines mencionados llegan al Plata a principios de Abril de 1847 y, Florencio Varela, el ilustrado director del "Comercio del Plata" comunica la noticia a varios me?dicos y cirujanos amigos. Resuelven en seguida ensayar el me?todo y, tan pronto consiguen e?ter en el grado de pureza suficiente, en la Botica de Parodi y Lenoble, el doctor Adolfo Brunel, me?dico de Montpellier en Montevideo prueba en si? mismo la droga; unas pocas inhalaciones le aparejan un extran?o estado de embriaguez e insensibilidad transitorias.

Llegamos asi? al 2 de Mayo de 1847. La vi?spera, a rai?z de una salva de can?o?n, un artillero de la plaza sufre una extensa herida de la mano y brazo derechos; trai?do al Hospital de Caridad (hoy Hospital Maciel) se considero? indispensable amputar el miembro superior y decidieron experimentar la anestesia. Para ello el doctor Patricio Ramos preparo? un dispositivo parecido al descrito por Morton (vejiga conectada a una boquilla de vidrio), coloco? en su interior una onza de e?ter sulfu?rico, y aplico? la abertura a la boca del paciente. Al cabo de dos minutos de profundas inhalaciones, mostro? un estado de agitacio?n y rigidez de los miembros; suponiendo ese el momento favorable, el doctor Brunel, practico? la amputacio?n en cuatro minutos. El enfermo no llego? a estar dormido totalmente, pero manifesto? que no le habi?a dolido.

En el curso el an?o 1847, el doctor Brunel asistido por el doctor Patricio Ramos, realizo? doce intervenciones bajo anestesia ete?rea; sin embargo siguieron presenta?ndose fracasos e incidentes, consistentes lo ma?s en una excesiva secrecio?n de mucosidades, tos y agitacio?n, otros en la no obtencio?n de la adecuada insensibilidad. Algunos también se morían.

Fue entonces que, tambie?n, a trave?s del "Comercio del Plata" , llego? la noticia que, el Cirujano de Edimburgo, James Y. Simpson, habi?a presentado a la Sociedad Me?dico Quiru?rgica de esa ciudad, el 10 de Noviembre de 1847, los resultados de la inhalacio?n de otra droga, el cloroformo. Mucho ma?s potente que el e?ter sulfu?rico y carente de algunos de los inconvenientes de este.

Francisco Constantino Thiballier, farmace?utico france?s, en la Botica de Lenoble y Parodi, obtiene por destilacio?n de alcohol eti?lico sobre cloruro de calcio una substancia muy parecida al cloroformo; el 11 de Febrero de 1848, el cirujano mayor del eje?rcito, doctor Fermi?n Ferreira, opera en el Hospital de la Caridad a un joven moreno llamado Jose? Silva, de fimosis.

La intervencio?n, de poca importancia pero muy dolorosa. Segu?n palabras del propio Fermi?n Ferreira, entrevistado por don Florencio Varela y el doctor Teodoro Vilardebo?, se realizo? bajo anestesia clorofo?rmica, manteniendo una esponja empapada en la citada droga delante de la nariz y boca del paciente. El resultado fue calificado de muy satisfactorio; presenciaban la operacio?n los cirujanos del Berganti?n Espan?ol Volador, don Hipo?lito Almeida y don Bartolome? Bustamante.

Si bien se difunde por todo el mundo rápidamente el cloroformo, se sen?alan accidentes del inicio de la anestesia, el sincope blanco primario que su?bita e inopinadamente provoca, la terminacio?n fatal. No existen estadi?sticas dignas de cre?dito, se habla de una muerte cada mil o dos mil cloroformizaciones. Tambie?n se registran algunos casos de atrofia aguda amarilla del hi?gado pero, en la mayor parte de las pocas historias cli?nicas, se confunde esa incidencia dentro de los frecuentemente, tormentosos post operatorios.

A poco mas de cincuenta años de la primera anestesia general se realiza la primera anestesia raquídea, Augusto Bier la introduce y la realiza en 1898, en Alemania.

La anestesia regional sigue avanzando, y aumenta su seguridad aunque en 1953 el relator Dr. Juan Carlos Scasso presento? una excelente y completa puesta al di?a con los doctores E. Tarigo y L. Bottaro con una estadi?stica sobre 4.031 raquianestesias realizadas en el servicio del "Prof. Luis Bottaro" con una mortalidad del 1.48%. Tres cada 200 pacientes, mas o menos lo mismo o algo mas que con anestesia general para ese entonces. Ahora la mortalidad anestésica por si misma es una cada 50.000 a 100.000 operaciones.

Uruguay y el acceso a la cirugía y anestesia? seguras

?Los uruguayos tenemos acceso a las cirugías y anestesia, igual que en cualquier país desarrollado. Los índices de complicaciones son muy bajos y comparables a países del primer mundo.Por año, cuatro a cinco por ciento de la población de Uruguay pasara por un quirófano a operarse y le administrarán una anestesia. En total unas 140.000 a 160.000 intervenciones. Sin contar todas las intervenciones, mal llamadas menores, como las biopsia de próstata y de órganos intracavitarios, estudios digestivos (endoscopías), estudios que requieren que el paciente se quede quieto. Muchos de ellos llevan sedación, ubicándose llamativamente, las complicaciones inesperadas de ésta técnica, dentro de las primeras causas de muerte por anestesia en el mundo.

Hay algunos aspectos de la práctica anestesiológica que son de una relevancia extraordinaria en la calidad de vida y el bienestar. Tal es el caso de la terapia del dolor que se ocupa de los dolores crónicos, a cargo de anestesistas, realizándose unas 9.000 a 10.000 tratamientos intervencionistas anuales en nuestro país.

También la analgesia del parto o mas comúnmente conocida como “la peridural” es una técnica anestésica a la que en Uruguay acceden unas mil quinientas embarazadas, siempre y cuando se tenga dinero para asumir su costo.

Por supuesto que este beneficio y confort acceden las que pueden, medicina mutual, seguros y privados. De las que se asisten en ASSE, solo unas quinientas mujeres, pueden calmarse su dolor con el método mas efectivo “la peridural”. Hablamos de las que se asisten en el Hospital Pereyra Rossel, donde el servicio es realizado por la Facultad de Medicina, Catedra de Anestesiología.

Acceden a este derecho (calmar el dolor) unas pocas mujeres de todas las posibles en el sistema publico. De los 17627 nacimientos anuales que hay en nuestro país (año 2014) descontando las cesáreas que son unas cinco mil, deberían tener analgesia en el sistema público unas cinco a seis mil mujeres en todo el país, incluido el interior. Incluso en el Hospital Pereyra Rossel, donde se la realizan a unas 500 mujeres, deberían acceder a esta técnica unas 2500 a 3000. En el sistema mutual de Montevideo deberían ser unas siete a ocho mil y otro tanto en el interior y no solo mil por año como ocurre actualmente.

Dejá tu comentario