PolíticaAsociación Uruguaya de Fútbol

Alonso o Curuchet: AUF define hoy presidente, un cargo influyente y muy bien remunerado

Tras un acuerdo con el tercer candidato, Ignacio Alonso asoma como el favorito. Pero el frenteamplista Curuchet peleará hasta el final.

Entre el economista Ignacio Alonso y el jerarca de la Intendencia Oscar Curuchet saldrá este jueves en la noche el nuevo presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol.

Alonso ha sido hasta ahora tesorero de la institución. Acompaña la gestión desde hace muchos años pese a su juventud.

Acaba de recibir el apoyo oficial de Carlos Ham, expresidente de Wanderers, gerente de marketing del Banco Itaú, y tercer candidato en intención de voto.

Estos votos hacen favorito a Alonso cuando todavía están por definirse una decena de sufragios.

Para que haya un presidente electo en primera vuelta debe contar con dos tercios de los votos. Si fueran a segunda vuelta, allí sí primará el voto simple.

Para esa instancia no hay plazos en el estatuto, pero lo cierto es que hay una gran ansiedad en el mundo futbolístico uruguayo por la adopción de un timonel definitivo y electo democráticamente luego de la transición encabezada por Pedro Bordaberry.

Curuchet -vinculado a Asamblea Uruguay- es visto como opción de cambio después de la gestión de Wilmar Valdez. Desde hace mucho tiempo el oficialismo busca tener más influencia en el fútbol.

Según Búsqueda también es el candidato que apoya la empresa Tenfield.

Por su parte Ignacio Alonso no tiene actividad político partidaria. Meses atrás Búsqueda recogió expresiones de Luis Lacalle Pou, señalando su "afinidad" con él. La nota expresaba que el precandidato blanco conoce al dirigente a través de su padre, Julio Alonso.

El economista tiene la ventaja además de conocer de cerca la AUF por su función de tesorero. Estuvo por dentro de los cambios en marketing y comunicación, conoce a fondo las finanzas y los contratos con proveedores relevantes como Tenfield y Puma, cuyos contratos son materia pendiente. Además es un hombre que estuvo muy cerca del proceso de selecciones nacionales de Oscar W. Tabárez.

Ser presidente de AUF se trata, sin dudas, de un cargo influyente. Desde allí se catapultó a los más altos cargos de FIFA Eugenio Figueredo.

Sebastián Bauzá, expresidente de AUF, recibió tentadoras ofertas políticas luego de salir del cargo. En su momento rechazó una candidatura a intendente. Actualmente milita en el Partido Nacional.

También es un cargo muy bien remunerado: el titular ganará el doble que el presidente de la República.

En los estatutos es un cargo honorario. Pero en la práctica no es así.

El salario, financiado por Conmebol, es de 20.000 dólares, sin contar viáticos, auto de alta gama a disposición (con chofer) y viajes por todo el mundo. En general esos ingresos se complementan con otros cargos a nivel de FIFA.

Conmebol pagaba 10.000 dólares como salario para presidente de una federación y un complemento de 5.000 dólares. En 2006, el complemento aumentó a 8.000 dólares.

En ese momento, José Luis Corbo era presidente de la AUF y se negó a cobrar ese dinero que se pagaba en mano y solo debía firmarse un recibo.

Entonces Figueredo -vicepresidente de Conmebol- le exigía recibir el dinero. No podía negarse, le dijo.

En 2009, con Bauzá al frente, Conmebol decidió dar por terminado el diferendo aumentando a 20.000 dólares el salario de presidente.

Bauzá recibìa 10.000 dólares en su cuenta bancaria como titular de la asociación. Y como consideraba excesivos los otros 10.000 ordenaba que se depositara en una cuenta de la AUF.

El escribano Valdez, en cambio, cobraba el salario, pero repartía una parte: 1.500 dólares para cada neutral y apoyaba con un monto de dinero a las inferiores de Rentistas, el equipo del que fue vicepresidente.

La escala de sueldos a nivel mayor era muy importante.

Cuando Figueredo se vio envuelto en la trama de corrupción que lo llevó a la cárcel, contó ante la justicia que Wilmar Valdez pasó a tener un salario de 40.000 dólares mensuales durante el periodo de su interinato al frente de Conmebol.

Luego, tras elegirse nuevas autoridades, el sueldo volvió a ser de 20.000 mensuales como vice. Eso sí: Valdez comenzó a recibir otros 250.000 dólares anuales por ser vicepresidente de FIFA al mismo tiempo.

MALESTAR EN LA INTENDENCIA

El presidente interino de la AUF, Pedro Bordaberry, contó que el cargo de presidente de la AUF es "apasionante".

Por eso no es extraño que muchos dirigentes aspiren a presidir la institución de la calle Guayabos.

El semanario Búsqueda destaca hoy que Oscar Curuchet pidió licencia en su cargo como director de Desarrollo Económico para hacer campaña por el puesto, y que eso alteró su relación con las máximas jerarquías de la comuna.

Fue presidente de Danubio y el fútbol es una vocación para él, según explicó, especialmente en un momento clave para este deporte en Uruguay.

Curuchet es el primer suplente de Daniel Martìnez y debía asumir la pasada semana el máximo cargo del gobierno capitalino ya que el socialista pidió licencia para su campaña como precandidato presidencial.

La salida de Curuchet rumbo a la AUF generó malestar en el entorno del jefe comunal.

Por distintas circunstancias, los otros dos suplentes que le siguen en la lista de prelación no pueden o prefirieron no asumir.

Fabiana Goyeneche es funcionaria pública del Ministerio de Economía. Asumir como intendenta suponía renunciar a su sueldo y condición. Lo mismo le sucede a Christian Di Candia, funcionario de la Junta Departamental. Aunque éste último sí estaba dispuesto a renunciar a su cargo.

Finalmente, el mando se decantó por el comunista Juan Canessa, director de Artes y Ciencias, el cuarto suplente.

Si perdiera las elecciones en la asociación, Curuchet volvería a su cargo como director de Desarrollo Económico, pero muchos se preguntan si tomará el cargo de intendente, luego desechar el acuerdo político que lo había puesto segundo en la línea de sucesión.

¿Volverá para ser el intendente? Nadie lo sabe. Muchos opinan que no deberías tras considerar la jefatura comunal como una "segunda opción".

Según Búsqueda, existe la convicción en parte del FA que Oscar Curuchet fue por el cargo en la AUF en busca de mayor influencia y dinero.

A otros niveles del oficialismo, se cree que su candidatura es necesaria. La izquierda necesita poner un pie en el fútbol.

El intendente interino se quedará, en principio, hasta las internas de junio. Si el socialista ganara la interna tendrá que permanecer en el cargo hasta el final de su mandato, a mediados de 2020.

Consultado sobre ese punto, Curuchet dijo haberlo hablado con Daniel Martínez y con el ministro de Economía Danilo Astori, su referente político.

Martínez no habló del tema. Simplemente se limitó a decir que Canessa será el intendente "por ahora. Al mismo tiempo se estaba procesando la contienda electoral en AUF y no se sabe si Di Candia finalmente tramitó su renuncia como funcionario público.

Curuchet,, mientras tanto, solo habla de fútbol.

Este jueves en Búsqueda señaló estar consciente del "malestar" que, sin nombres, se ha dejado deslizar desde el Palacio Municipal.

En tal sentido, descarta de plano el factor económico.

"Nunca estuvo en cuestión" cuánto iba a cobrar si eventualmente ganase la presidencia de AUF. No fue un argumento., señaló el dirigente.

Curuchet incluso contó a Búsqueda que él le dijo a Wilmar Valdez que los 250.000 dólares anuales que recibía por la vicepresidencia de FIFA debía entregarlos al fútbol.

En su momento calificó de "inmoral" cobrar esa cantidad de dinero. A su juicio, debía repartirse en salarios para el Consejo Ejecutivo, un cargo honorario.

El otro candidato, Ignacio Alonso, dijo que esperará hasta después de las elecciones para tomar definiciones sobre el tema.

Dejá tu comentario