AFP

Alberto Valentim, la consagración de un ídolo del 'Furacão'

Asumió el puesto en la recta final de la Copa Sudamericana, cuando otros ya habían hecho buena parte del trabajo duro. Aun así, el brasileño Alberto Valentim mantuvo afinado al Athletico Paranaense para ganar el bicampeonato del torneo y alzar su primer gran título como DT.

Asumió el puesto en la recta final de la Copa Sudamericana, cuando otros ya habían hecho buena parte del trabajo duro. Aun así, el brasileño Alberto Valentim mantuvo afinado al Athletico Paranaense para ganar el bicampeonato del torneo y alzar su primer gran título como DT.

Por los azares de la vida, Valentim se consagró como entrenador frente al Bragantino (1-0), el equipo contra el cual debutó como futbolista profesional, cuando los de Sao Paulo ni sospechaban que iban a tornarse parte del proyecto deportivo de la multinacional austriaca Red Bull.

Aquel domingo 18 de agosto de 1996, defendiendo al Athletico Paranaense, que esa temporada regresó a la A, el naciente y destacado lateral derecho aportó en la victoria 3-1 ante los paulistas en Curitiba.

Un cuarto de siglo después, sentado en un banco del legendario estadio Centenario de Montevideo, les repitió la dosis para convertir al 'Furacão' en el primer bicampeón brasileño de la Sudamericana, tras la copa ganada en 2018.

"Siempre dije que soñaba con volver como entrenador y ser campeón. Tuve un pasaje increíble como deportista. Es el día más feliz de mi carrera", afirmó tras el triunfo.

Nacido hace 46 años en Oliveira, en el estado de Minas Gerais, Valentim se ratificó en el olimpo de los rojinegros, un equipo que marcó su rumbo como jugador y cuyo comando asumió en octubre tras la renuncia del portugués Antonio Oliveira.

- Aterrizaje confuso -

Junto al veterano Paulo Autuori, el luso llevó a los paranaenses hasta cuartos de final de la Sudamericana, pero dio un paso al costado el 8 septiembre alegando hartazgo por el apretado calendario brasileño y en medio de una serie de reveses en los torneos locales.

Autuori los clasificó a la final y entregó el testigo a Valentim, considerado uno de los mejores laterales derechos del 'Furacão' y reverenciado por la afición durante sus dos pasos de cortos por Curitiba (1996-99 y 2008-09).

"Es un sentimiento personal extremo. Con el Athletico, quiéralo o no, hay un sentir diferente por el hecho de haber sido jugador del equipo", explica el técnico, quien se retiró de las canchas en 2009, vestido de rojinegro, tras una carrera que incluyó estancias en Italia con Udinese y Siena.

Aunque su pasado parecía garantizarle un aterrizaje sereno, algunos 'torcedores' no lo recibieron con el mismo entusiasmo con el que lo aplaudían al salir al campo.

Experiencias regulares al mando del Red Bull Brasil (que se fusionó con Bragantino en 2019), Botafogo, Vasco da Gama, Avaí y Cuiabá, además de un paso fugaz por el Pyramids de Egipto, provocaron recelos cuando el referente volvió a casa.

- Despegar que motiva -

Muchos pedían un técnico con la mochila cargada de trofeos, pero Valentim apenas ofrecía algunos campeonatos estatales: el Carioca-2018 obtenido con Botafogo, la Taça Guanabara-2019 con Vasco y el Matogrossense-2021 con Cuiabá.

Pero a fuerza de resultados, este amante del "sertanejo" (versión local de la música "country") y el cine (dice que "Sueños de fuga" y "La vida es bella" son los "mejores filmes de la historia") empezó a silenciar críticos.

El primer golpe lo dio en octubre al clasificar al Paranaense a la final de la Copa do Brasil, que disputará contra el Atlético Mineiro, tras eliminar al poderoso Flamengo en el Maracaná.

Y ahora, con el segundo título de Sudamericana, obtuvo cupo a la Libertadores-2022.

"Alberto llegó para formar, para ayudarnos, nos ha ayudado, es un tipo de bien", dijo a la AFP el mediocampista Nikão, otro ídolo rojinegro. "Es una persona que está siempre pendiente, sin duda alguna va a darle muchas alegrías al club".

raa/app/ol/gfe

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario