Nacional

Aire Fresco, empresa de extupamaros investigada por negocios con Venezuela

Denuncia de los blancos insiste en investigar al exportador de pollos e intermediario, un vector clave en el comercio durante la Administración Mujica

Una empresa conformada por extupamaros llamada Aire Fresco,que intervino en negocios con Venezuela propiciados por el gobierno uruguayo, es denunciada por el aporte de 20.000 dolares a la campaña del Movimiento de Participación Popular (MPP).

La denuncia fue presentada por el diputado blanco Jaime Trobo y el plenario de la Cámara de Representantes se reunirá el lunes 31 para decidir si abre una investigación formal, informa El País.


Trobo integra la preinvestigadora que analiza los negocios desarrollado con el chavismo por empresarios privados con el auspicio de los gobiernos de Tabaré Vázquez y Mujica.


El diputado Trobo quiere que se investigue si el dinero aportado por Aire Fresco a la campaña del MPP es parte de un proceso determinado por el "amiguismo".

Quiere saber además los antecedentes comerciales de Aire Fresco y si hubo alguna otra compañía del mismo rubro invitada a hacer negocios con Venezuela.

La documentación presentada muestra que el 3 de setiembre de 2014, la empresa entregó al sector del expresidente 480.000 pesos, el equivalente a 19.400 dólares al tipo de cambio de ese momento.

El informe, de unas 35 páginas, fue entregado a los otros miembros de la preinvestigadora, Oscar Groba (Frente Amplio), José Quejereta (Frente Amplio) y Rodrigo Goñi (Partido Nacional).

Allí se incluye la rendición de cuentas del MPP, de acuerdo a las nuevas exigencias de la ley de financiamiento de los partidos políticos.

CRIMEN ORGANIZADO

Aire Fresco está siendo investigada también por la justicia de crimen organizado. La jueza María Elena Mainard también sige de cerca las intermediaciones de la empresa entre 2011 y 2015 En este caso la denuncia fue presentada por el abogado Gustavo Salle.

El abogado penalista Salle dijo que con Aire Fresco hubo una "privatización del comercio exterior"

Aire Fresco se benefició de los acuerdos firmados en 2011 durante una visita de Mujica a Caracas.

No sólo comerció pollos a ese país, sino que facilitó negocios a otras empresas.

Sus titulares Carlos Decia y Omar "Murmullo" Alaniz fueron integrantes del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros.

Decia es, además, titular del Fondo Raúl Sendic, un factor determinante en los negocios a investigar.

Según El País, también está vinculado a la empresa el diputado MPP Daniel Placeres, un hombre muy cercano a Mujica, quien ha reconocido que en los últimos años viajó 85 veces a Caracas.

Placeres fue principalmente el intermediario de muchos de los negocios cerrados en esos años.

En su momento, Mujica le quitó trascendencia a las denuncias y defendió la actividad señalando que cobrar comisiones es "ganarse la vida como empresario".

Mujica y Chávez firmaron varios acuerdos trascendentes.

A fines de enero de 2011, se firmaron 13 acuerdos (cuatro de agricultura, dos de ciencia y tecnología, tres de comercio, dos sociales, uno de electricidad y uno de alimentación), informó Búsqueda.

El “Acta compromiso para la comercialización de alimentos” fue firmado “con el objeto de estudiar la factibilidad para desarrollar mecanismos de cooperación” en “rubros de alimentación” por el entonces ministro del Poder Popular para la Alimentación y por el presidente de la empresa Aire Fresco SA, Omar Alaniz.

El nombre de Alaniz aparece también vinculado a la compra en Venezuela de dos gigantografías españolas y en el “Acta de Compromiso entre la Empresa Venezolana Suministros Venezolanos Industriales, C.A. (Suvinca)” y Aire Fresco para “la creación de una Empresa Mixta de carácter comercial” con el venezolano Alexis Chívico Granados.

BAJO LA MARCA URUPOLLO

Entre el 27 y el 29 de julio, más de una docena de empresarios uruguayos negociaron con representantes oficiales en Caracas la venta de sus productos.

La delegación, encabezada por el ministro de Ganadería Tabaré Aguerre, cerró negocios por más de 300 millones de dólares.

Entre los empresarios estaban el presidente de Conaprole, Álvaro Ambrois y directivos de diferentes empresas arroceras, sojeras, aviares, lácteas y otras.

Se acordaron 40.000 toneladas de arroz en cáscara, 20.000 toneladas de trigo, y 3.000 toneladas de pollo congelado.

Para Aire Fresco -que era uno más en la delegación- la expectativa era seguir por mucho tiempo haciendo negocios.

De hecho, pidió el registro de la marca Urupollo hasta 2027 en el Servicio Autónomo de la Propiedad Intelectual de Venezuela.

También estuvo presente en el Hotel Meliá otro conocido de Mujica en su papel de empresario: Gustavo Torena, a quien los hinchas de fútbol conocen como "El pato celeste".

La concreción de los negocios en Caracas fue posible gracias a un acuerdo marco logrado por los presidentes Vázquez y Maduro, que días antes se habían encontrado en Brasilia.

Los parlamentos de ambos países aprobaron la creación de un fideicomiso para que las deudas de Ancap con la petrolera estatal venezolana Pdvsa fueron pagadas por anticipado, traídas a valor presente, lo que dejó una deuda de unos 400 millones de dólares en 267 millones.

UN HISTORIAL DE NEGOCIOS OSCUROS

Los negocios con Venezuela comenzaron en 2004 con la inyección de dinero chavista con la empresa cooperativa Envidrio.

Posteriormente los gobiernos acordaron el primer fideicomiso conocido como Fondo Simón Bolivar.

En 2008, el empresario informático Javier Vázquez, uno de los hijos del presidente, tuvo que declarar ante la Justicia penal ante una denuncia del entonces diputado colorado Wa­shington Abdala en relación a negocios informáticos bajo el paraguas del Fondo Artigas-Bolívar, de unos 270 millones de dólares producido por las compras de petróleo venezolano por Ancap.

Durante la presidencia de Mujica se creó el Fondo de Desarrollo a partir de ganancias del Banco República.

En su momento, el diputado Rodrigo Goñi no consiguió que el parlamento votara una investigadora para seguir de cerca las relación del Fondes con Venezuela.

Goñi se basó en que muchas de las empresas autogestionadas apoyadas por el Fondes (especialmemte Funsacoop y Urutransfor), tenían a Venezuela como mercado casi exclusivo.

El oficialismo se negó  a votar la investigadora.

EL CASO DE LAS "CASAS PREFABRICADAS"

Tampoco se pudo investigar otro fracaso estrepitoso rozado por el escándalo del valijero venezolano Antonini Wilson en Argentina.

Se supo -aunque sin ulterioridades- que dirigentes de la Corriente de Acción y Pensamiento-Libertad (CAP-L) y del Partido Comunista (PCU) estuvieron relacionados con la poco exitosa experiencia de exportar a Venezuela casas prefabricadas por la empresa Umissa.

Dicha compañía era propiedad del empresario argentino Alejandro Lagrenade. 

El 14 de marzo de 2006, la empresa uruguaya Unión Metalúrgica Industrial del Sur S.A. (Umissa) firmó un convenio con Venezuela para la exportación de más de 12.000 viviendas prefabricadas por casi 156 millones de dólares, en el marco del Fondo Bolívar-Artigas.

El contrato original sufrió dos modificaciones: la primera de ellas el 27 de marzo de 2006 cuando se aumentó la cantidad de viviendas a 12.193 kits y la segunda, el 14 de agosto de 2009, cuando se disminuyó a 8.000 casas prefabricadas.

En octubre de 2010 la Contraloría General de la República Bolivariana detectó en su informe de gestión de 2009 que se habían instalado apenas 11 viviendas prefabricadas de las miles que fueron importadas desde Uruguay.

Ante esa situación, el Ministerio del Poder Popular para la Vivienda y Hábitat del gobierno de Venezuela resolvió en 2011 la rescisión unilateral del contrato con Umissa, alegando el incumplimiento del acuerdo por parte de la firma uruguaya.

 

 

 

 

Dejá tu comentario