AFP

Abel Ferreira, el embajador de la "mentalidad portuguesa" en la Libertadores

Suele salirse de casillas fácilmente. Pero desde que llegó al Palmeiras hace un año, ha disputado finales a dos manos. Aunque cuestionado por su estilo futbolístico, el técnico portugués Abel Ferreira acaricia el bicampeonato de la Copa Libertadores.

Suele salirse de casillas fácilmente. Pero desde que llegó al Palmeiras hace un año, ha disputado finales a dos manos. Aunque cuestionado por su estilo futbolístico, el técnico portugués Abel Ferreira acaricia el bicampeonato de la Copa Libertadores.

Aterrizó en Sao Paulo en noviembre de 2020 con el reto de sustituir al exseleccionador brasileño y exentrenador del Real Madrid, Vanderlei Luxemburgo, al mando del 'Verdão', el equipo más veces campeón de Brasil.

A fuerza de un fútbol de contragolpe, criticado por sectores de la prensa y afición, en doce meses Ferreira clasificó a los paulistas a seis finales locales e internacionales, incluida la que disputará el sábado contra el Flamengo de Rio de Janeiro en Montevideo.

De las cinco ya jugadas, alzó la Libertadores-2020 ante el brasileño Santos y la Copa do Brasil frente al Gremio.

Aquellos fueron los primeros títulos profesionales de un entrenador joven que fue profesor de educación física en una escuela de Portugal tras colgar los botines en 2011, y abandonar una carrera como lateral derecho que le permitió jugar en Sporting Lisboa y Sporting Braga.

Aquel maestro tranquilo, nacido en Penafiel hace 42 años, ha tenido varias metamorfosis desde que desembarcó en la metrópoli latinoamericana.

Ahora se mueve como león enjaulado en las zonas técnicas de los campos y de vez en cuando lanza zarpazos a los árbitros. Además de reprimendas, amarillas y rojas, sus reclamos aireados le han creado fama de volátil.

"Vivo el fútbol de una forma intensa y apasionada. Prometo que voy a esforzarme para portarme mejor. Me gusta aprender y todos los días quiero ser un mejor entrenador", se defiende.

- ¿Mourinho 2.0? -

También ha lanzado pullas a la directiva esmeralda por falta de refuerzos y a los detractores de su estilo, comparado en Brasil con el de José Mourinho.

Ferreira aseguró que para eliminar al poderoso Atlético Mineiro en semifinales, se inspiró en el planteamiento usado por su compatriota en octavos de la Champions 2003/04.

Aquella vez, el Oporto de 'Mou' eliminó al Manchester United de Alex Ferguson en Inglaterra y, partidos después, levantó la 'orejona'.

Sus dirigidos destacan sus estrategias tácticas, pero las mismas son el centro de las críticas en su contra, porque a los ojos de sus detractores muchas veces están más pendientes de lo que haga el rival que de lo que pueda hacer su equipo.

"Abel es muy inteligente, sabe leer muy bien los momentos del juego. Entiende cómo juega el adversario y qué estilo encaja mejor" para vencerlos, dijo a AFP el mediocampista Raphael Veiga.

Los cuestionamientos se agudizaron luego de que Palmeiras quedó sin chances de ganar el Brasileirao-2021, tras una seguidilla de reveses entre agosto y noviembre.

Y con frecuencia le recuerdan su mayor lunar en Brasil: la cuarta posición en el Mundial de Clubes, disputado en Catar en febrero, la peor actuación de un equipo sudamericano en esa competición.

"Abel muchas veces es muy conservador, muy defensivo. A veces eso incomoda mucho al hincha palmeirense, que está acostumbrado a ver a su equipo atacando", explicó el comentarista Wagner Velloso en la cadena Band Sports.

- Pulir jóvenes -

El orientador luso se defiende mostrando su palmarés, estrenado en Brasil después de que dejara, sin títulos, los banquillos del Sporting Braga y del griego PAOK Salónica, donde ganó fama de formador de juveniles.

En su patria le reconocen haber potenciado a los internacionales Dyego Sousa y Francisco Trincão. En Grecia, a Christos Tzolis, Georgios Koutsias y Giannis Michailidis. Y en Brasil, a Gabriel Menino, Patrick de Paula, Danilo o Gabriel Veron.

"¿Qué ven cuando miran a Cristiano Ronaldo? Una fuerza mental terrible, una disciplina de trabajo terrible, insaciable para querer hacer lo mejor. Esa es la mentalidad portuguesa, la mentalidad europea. Nunca voy a abdicar de eso", sostiene el DT.

Al ganar la Libertadores-2020, Ferreira se convirtió en el tercer campeón europeo del torneo sudamericano detrás del croata Mirko Jozic (en 1991, con Colo Colo) y el luso Jorge Jesus (en 2019, con Flamengo).

De coronarse en el Centenario, Palmeiras sería el primer bicampeón de Libertadores en dos décadas, tras los triunfos del Boca Juniors del argentino Carlos Bianchi en 2000 y 2001.

Entonces, de ganar la tercera corona esmeralda en esa competición (1999, 2020), Abel podrá enarbolar, orgulloso, un nuevo triunfo de la "mentalidad portuguesa".

raa/app/ol

MANCHESTER UNITED

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario