Nacional

44,3% quiere enviar sus hijos a privado, pero solo 18% puede

Buscan disciplina, valores y seguridad. La migración de público a privado no cesa y un 60% de la población se queja de que el acceso a la educación no es equitativo.

 

Este miércoles se dio a conocer una encuesta sobre educación realizada por la Asociación Uruguaya de Educación Católica. Según este relevamiento, realizado en 2010, el 44,3% de la población prefiere la educación privada para sus hijos, pero sólo un 18% puede acceder a ella.

“Cuando se les pregunta a los padres si creen que es justa la forma de acceso a la educación, el 60% dice que no es equitativa. Esto revela unas disonancias entre lo que están pudiendo los padres en Uruguay y lo que el sistema educativo les ofrece”, dijo Marcelo Fontona, presidente de la Asociación Uruguaya de Educación Católica.

Según Fontona, los padres tienen muy presente el tema académico a la hora de elegir dónde estudiarán sus hijos, pero además se fijan en aspectos como la disciplina, los valores que inculcan determinados centros educativos y en ese aspecto, dijo, uno de los más reclamados es el respeto.

Otro punto que valoran mucho los padres es el de la seguridad. 

Entretanto, el semanario Brecha publicó el pasado viernes un informe acerca de la migración de la clase media de la enseñanza pública a la privada. El ausentismo docente, la calidad de la educación, la falta de contención, la mala gestión y el entorno del centro de estudios figuran entre los defectos más grandes que la población ve en la educación pública.

Sin embargo, asistir a un colegio privado no garantiza resultados educativos. El sociólogo Gustavo de Armas señaló que si se comparan adolescentes de públicos y privados y que pertenecen a un mismo contexto socio cultural no se advierten diferencias significativas en los puntajes de las pruebas PISA.

Por otra parte, la falta de ofertas de la educación pública en cuanto a extensión horaria y educación preescolar, hacen que los padres que cumplen horarios extensos en sus trabajos opten por pagar una institución privada para que sus hijos estén atendidos durante 8 horas.

Además, el deterioro de la educación secundaria es un factor importante para que, adolescentes que asistieron a la escuela pública, pasen a un centro privado para cursar el liceo.

Es así que, según el informe del semanario Brecha, la matrícula de los jardines de infantes y los liceos privados ha crecido en detrimento de las instituciones de educación pública. Desde el año 2004 las inscripciones de los centros de educación inicial disminuyeron en 6.000 alumnos, mientras que la privada registró 8.000 ingresos.

En lo que tiene que ver con Secundaria, entre 2005 y 2010 la matrícula de los liceos públicos aumentó 8 %, mientras la educación privada registró un aumento del 25% en su alumnado y las opciones tecnológicas (UTU) registraron un aumento del 30%.

Cada uno de los 360.000 niños que concurren a la escuela pública le cuestan al Estado en promedio unos 34.000 pesos por año. Esta cifra desciende tomando en cuesta el costo promedio en Secundaria.

La cuota básica en el sector inicial en la educación privada puede partir de los 4.000 pesos y una mensualidad en Secundaria llega a valer más de 20.000 pesos en los centros más costosos.

El 60% de los uruguayos considera que hay desigualdad de oportunidades educativas, porque las personas de menores recursos “no tienen garantizado el derecho a elegir la educación para sus hijos” de acuerdo a sus convicciones y la calidad de desean. Estos números parecen avalar esa idea.

Según la encuesta de AUDEC, el 52,7% de los uruguayos preferiría enviar a sus hijos a la educación pública.

Wilson Netto, presidente del Codicen, considera que todas las instituciones educativas, públicas o privadas, tienen pros y contras. Apuesta a velar por la calidad de la educación, sin importar si es paga o gratuita.

Dejá tu comentario