PolicialesCasavalle

Ya demolieron 38 casas en Los Palomares y restan tirar abajo otras 10

La zona era dominada por la banda de "los Chingas", que tenían varias casas, salones de fiestas y barbacoas.

Las demoliciones de viviendas en Los Palomares del barrio Casavalle comenzaron el 3 de julio. En el pasaje 314 se demolieron los primeros cuatro apartamentos más un local comercial y una vivienda anexa.

Las casas habían sido incendiadas por los usurpadores y la Policía constató que sus ocupantes originales fueron expulsados por la banda de “los Chingas”.

Unos días más tarde la Intendencia de Montevideo demolió una casa que había sido utilizada como base de los delincuentes.

Este era un lugar estratégico, ubicado en el pasaje 304 en uno de los puntos menos accesibles de Los Palomares.

También fueron demolidas otras dos casas y una cantina y barbacoa de 120 metros cuadrados, este era un punto de reunión y fiestas de “los Chingas”, donde según supo Subrayado funcionaba una boca de venta de drogas.

De a poco los delincuentes fueron perdiendo territorio dentro de la Unidad Misiones y el pasado sábado fueron demolidas otras 12 viviendas del pasaje 306 donde se encontraba la casa de la líder de la banda Mónica Sosa.

Si bien la fachada de la casa lucía con la misma precariedad del resto, se trataba de una vivienda con cuatro dormitorios, tres baños y todas las comodidades.

Sosa declaró que con cuatro maquinas de lavar ropa que tenía en el frente de su casa se ganaba la vida pero antes de la demolición se llevaron todo para que no pudieran reconocer el lugar.

Según supo Subrayado otra de las casas demolidas el sábado era un local en el que “los Chingas” tenían previsto abrir un supermercado 24 horas en el que comercializarían droga.

Luego de que se terminen de sacar estos escombros se demolerán otras 10 casas del pasaje 306 para eliminarlo por completo.

Desde que comenzaron los operativos en diciembre del año pasado en el barrio Casavalle 28 personas fueron condenadas por la justicia por extorsión, usurpación, robo de energía y agua potable.

En el caso de Mónica Sosa se encuentra en prisión preventiva en un centro de reclusión del interior.

Hasta el momento se demolieron 38 casas y decenas de personas fueron realojadas en otros barrios de Montevideo y el interior.

A medida que se demolieron decenas de viviendas se han limpiado basurales de la zona, se instaló iluminación pública y se pavimentaron calles.

Dejá tu comentario