Deportes Wilmar Valdez | AUF | libro

Wilmar Valdez lanza "El fútbol y mi verdad", libro en el que cuenta su polémica salida de la AUF

"No debí renunciar, debí pelear", señala el escribano Wilmar Valdez, quien calificó de humillante el proceso que derivó en acusaciones de corrupción

"Fue una situación totalmente sorpresiva y tomé una decisión irreflexiva". Así describe Wilmar Valdez su salida de la Asociación Uruguaya el 28 de julio de 2018 tras denuncias de corrupción que derivaron en una situación "humillante".

A dos años y medio de aquel episodio que le cambió la vida habla de la vorágine en la que se vio sumergido.

En 2014, había asumido la presidencia de la AUF de una manera también sorpresiva. Fue un candidato de coyuntura sin muchos antecedentes importantes, salvo haber sido vicepresidente de Rentistas.

A lo largo de su corta gestión, Valdez vivió momentos muy importantes como el Mundial de de Brasil y los hechos que tuvieron a Luis Suárez como protagonista, la sanción impuesto por el mismo Sepp Blatter y su participación en el hecho.

Este jueves, Valdez habla con el suplemento Referí e El Observador por primera vez desde que presentó su renuncia para "dedicarse a su familia".

El libro repasa su vida y sobre todo su trayectoria como dirigente, cuyo primer paso fue vincularse a los juveniles de Rentistas y terminó con su renuncia a todos los cargos, el de AUF, de Conmebol y FIFA.

Hay capítulos dedicados al FIFAGATE, a los grandes personajes del mundo del fútbol, pero la parte fuerte del libro son las causas en su contra.

La justicia uruguaya no encontró mérito alguno para imputarlo de delitos y la FIFA analizó su conducta y lo encontró responsable de "incumplimiento de deber de ética".

Sin embargo, aquellos hechos lo marcaron de por vida y significaron un duelo mayor. Todo comenzó con una grabaciones hechas por Walter Alcántara, un hombre a quien conocía desde los años 90 por amigos en común.

Al asumir en la AUF, Alcántara lo contactó para ofrecerle el servicio de autos en alquiler del que era propietario. Posteriormente le siguió proponiendo negocios a partir de su vinculación con empresas que eran proveedoras de la AUF.

A sus espaldas Alcántara lo grabó en varias ocasiones, Esas grabaciones fueron a parar al entonces presidente de Danubio Del Campo y al periodista Julio Ríos que encararon a Valdez y le sugirieron que renunciara.

En ese momento Arturo Del Campo era uno de los precandidato para suceder a Valdez en la presidencia de la AUF. El propio Valdez se estaba planteando si luchar por la reelección cuando salieron a luz las grabaciones las imputaciones contra él.

Varios de los hechos fueron públicos: la adjudicación de una cancha de césped sintético para Rentistas, las luces del los estadios Viera, Franzini y Nasazzi, una supuesta comisión para la remodelación del Estadio Centenario. La palabra "puntita" para denominar un porcentaje del negocio lo dejó al borde del precipicio más allá de las nulas consecuencias judiciales.

Los audios dejaron a Valdez en mala situación. "En un conversación uno a veces dice cosas que ni piensa y muchas veces las dice para salir del paso, de una situación", cuanta sobre sus comprometedoras charlas con Alcántara.

"Me sometí a todo lo que me tuve que someter desde el llano, no desde el poder, presentando lo que tenía que presenta. Invito a la gente a que lea el libro y todos sus anexos para que saque sus conclusiones y respuestas. Es cierto que mis audios tuvieron mucha difusión, como también hubo otros audios que no tuvieron tanta difusión que también dicen muchas cosas.".

El 19 de febrero pasado venció la suspensión y podría volver al fútbol. "Del fútbol nunca me fui. Me fui de los cargos. Pero hoy la prioridad es mi familia después de asar momentos tan traumáticos. Contar la historia de vida también fue muy importante para mí".

Dejá tu comentario