Nacional

Varones por la Igualdad, un grupo que lucha por cambiar el modelo machista

Estudiantes, sindicalistas, figuras públicas y hombres anónimos se unieron en respuesta a la necesidad social de revisa la relación con las mujeres.

Va ganando cada vez más lugar la idea de que los hombres se involucren y participen en la lucha por la igualdad de género, una bandera que históricamente han reclamado las mujeres.

En nuestro país, el grupo Varones por la Igualdad, responde a estos movimientos que entienden que hay que cambiar el modelo de masculinidad para construir relaciones más igualitarias.

En la marcha del 8 de marzo la participación de los hombres fue notoria por primera vez. Estudiantes, sindicalistas, figuras públicas y Varones por la Igualdad, el grupo formado desde hace un mes.

“No somos ni iluminados, ni somos mejores”, aseguró Sebastián Bello, psicólogo social e integrante de Varones por la Igualdad. Indicó que el grupo surgió en respuesta a una necesidad de la sociedad, que marca que se debe revisar la manera de relacionarse con las mujeres.

Varones por la Igualdad tuvo su primera reunión pública el 16 de febrero en la Biblioteca Nacional. Son hombres de diferentes ámbitos.

El secretario nacional de Derechos Humanos, Nelson Villarreal, quien apoyó desde el primer momento la creación del grupo, abogó por una sociedad más igualitaria y equitativa, que con el empoderamiento de las mujeres no es suficiente y se hace necesario que los varones participen en el cambio del viejo paradigma del patriarcado y el machismo.

“A veces también los varones somos víctimas o sufrimos esa forma de vincularnos”, enfatizó Bello, al hacer referencia a los canones machistas que regulan el relacionamiento entre hombres y mujeres.

El modelo de masculinidad es un ideal, que premia y castiga en caso de alejarse de las normas del deber ser; y que funciona en vínculo con el otro, en este caso la mujer.

Villarreal definió el rol de Varones por la Igualdad, definió como “una forma de autorreflexión o de autocomprensión de que la masculinidad debe cambiar de lugar”.

En Uruguay hubo siete femicidios en lo que va del año. 7 de cada 10 mujeres uruguayas sufre violencia de género.

El especialista Ruben Campero asegura que debemos revisar el modelo de masculinidad, pero también de pareja, sino el escenario de la violencia seguirá garantizado.

En su libro “A lo macho”, Campero que es psicólogo y sexólogo habla del universo de la masculinidad hegemónica que funciona como ideal que es transmitido por hombres y mujeres desde temprana edad en la escuela o a través de los cuentos infantiles.

“Para tener y encarnar este modelo de masculinidad hay que ser hombre, heterosexual, blanco, clase media, judeocristianos, propietario y nacido en un país central”, ejemplificó Campero.

Pero estas variables las alcanzan pocos, es la referencia en la cual se mide el hombre asegura el especialista, y para ello hay que diferenciarse de los valores y de las creencias del modelo femenino.

El modelo masculino tradicional también condena al hombre y lo hace sufrir en silencio. Hecho que se evidencia en una mayor cantidad de suicidios de hombres que de mujeres, en una menor esperanza de vida en el caso de los hombres, o en la exposición a trabajos más duros o situaciones de extrema violencia en la creencia que el cuerpo lo soportará.

Revisar estos modelos es necesario para transformar la manera en la que se vinculan hombres y mujeres y si no sucede no habrá manera de detener la violencia.

Dejá tu comentario