Un policía baleó a sus hijas de 12 y 5 años, y fue ultimado por la policía

La Justicia le había retirado el arma de reglamento por una denuncia anterior. Llegó a la casa, entró a la fuerza y disparó contra sus hijas.

10 de mayo de 2017, 10:29hs

El policía Víctor Adrián Álvez Cuello baleó a sus dos hijas de 12 y 5 años en el barrio Colinas de Solymar, en Canelones, y fue ultimado por agentes policiales en el lugar. 

Actualmente se desempeñaba en tareas de fajina en la Zona Operacional II de Montevideo.

El hombre las baleó con un arma calibre 32 que se había procurado, puesto que su le habían retirado el arma de reglamento en 2015 cuando la madre de las niñas radicó la primera denuncia por violencia de género en su contra. 

En esa oportunidad, la jueza Martínez dispuso “prohibición de comunicación y acercamiento a cualquier lugar que frecuente [la mujer] ni a su domicilio, elevándose antecedentes, y retiro provisorio del arma de reglamento”.

El pasado martes 9 de mayo la mujer radicó la segunda denuncia por violencia de género contra Álvez Cuello, luego de que él se le acercara en las inmediaciones de su casa e intentara obligarla a subirse a un auto. La mujer pudo salvar la situación porque comenzó a gritar a una pareja de amigos que justo pasaba por el lugar.

Inmediatamente intervinieron la Unidad Especializada de Violencia Doméstica de Colonia Nicolich y la justicia, que libró una orden de detención para Álvez Cuello, especificando “se proceda a la revisión del vehículo del indagado a efectos de establecer si posee armas de fuego”.

En la mañana de este miércoles 10 de mayo, al otro día de radicada la segunda denuncia contra Álvez Cuello volvió a la casa donde vivían su expareja y sus dos hijas. La mujer dio aviso inmediato a la policía que llegó rápidamente al lugar. Cuando vio a los uniformados, el agresor ingresó por la fuerza al domicilio.

La madre, pensando que venía a por ella, corrió, y el hombre descargó las balas sobre sus hijas, disparando una vez al pecho de su hija de 12, y dos veces a su hija de 5 años, en la cara y en el tórax.

La intervención policial evitó el desenlace fatal ultimando al hombre en el lugar.

INFORMES MÉDICOS:

Ambas niñas fueron trasladadas inmediatamente al Hospital Policial.

La niña de 12 años llegó con una “herida de bala con orificio de entrada en 2º espacio intercostal derecho sin orificio de salida”. En el quirófano los médicos le colocaron un drenaje pleural derecho y constataron “fractura de arcos costales anteriores de 3º y 4º costillas derechas y contusión pulmonar”.

Está internada en el CTI pediátrico, estable.

La niña de 5 años, que recibió dos balazos, llegó con una herida de bala “con orificio de entrada supraesternal, sin orificio de salida”, la otra herida “con orificio de entrada a nivel maxilar superior izquierdo y orificio de salida retroauricular con lesión del pabellón auricular y edema de cara”.

Está internada en el CTI pediátrico, bajo observación y control.

 

Dejá tu comentario