DeportesUFC | Khabib Nurmagomedov | Connor McGregor

Trifulca sin antecedentes en la salvaje liga UFC tras la derrota de Connor McGregor

No contento con la paliza que le dio a su rival, Khabib Nurmagomedov lideró una bochornosa batalla campal

En principio retuvo el invicto y el título de campeón liviano.

Venció a su adversario -el luchador más taquillero del mundo- en todos los aspectos: dio los mejores golpes y además triunfó en la técnica de suelo.

En lo primero sorprendió porque Connor es un striker. En lo segundo no tanto, porque es costado flojo del irlandés.

Fue paliza dentro de una liga ya de por sí salvaje como el UFC, la liga más salvaje de las artes marciales mixtas.

Y como si fuera poco, todo terminó en una trifulca increíble a trompada limpia entre los dos equipos de lucha.

Embed

McGregor cobró sus 3 millones de dólares, mientras Khabib -que fue el que inició la reyerta- no cobró su millón ni tampoco pudo hacerse de sus cinturones.

La bronca trascendió el cotejo. ¿Qué pasó?

Es que el ruso seguía enojado luego de la catarsis brutal de la victoria. Subió al octágono nuevamente y la emprendió a golpes a McGregor que todavía se estaba recuperando de la asfixia. Le pegó a todo el que se pusiera adelante.

La rivalidad entre ambos fue precedida por tiempos de admiración mutua.

Tal vez por eso Connor no quiso hacer la denuncia contra su rival.

También influyó todo lo que irlandés dijo durante la gira preparatoria del combate. Atacó a Khabib y a su religión (el islamismo), insultó a su padre y a su familia.

Todo eso encendió a ruso que esperaba la oportunidad desde 2016, mientras McGregor se distraía con los millones que le iba a deparar la pelea con Floyd Mayweather.

Según recuerda Marca, el episodio comenzó en un club nocturno de Moscú el 16 de diciembre, cuando Artem Lobov (uno de los mejores amigos de Conor) viajó a su Rusia natal con su compañero del equipo SBG (gimnasio donde entrena el irlandés) Peter Queally y se reunió con los luchadores de la UFC Ali Bagautinov y Rasul Mirzaev para una salida nocturna.

Fue esa noche que algunos amigos de Khabib se acercaron buscando 'problemas' y sugirieron que McGregor estaba evitando al invicto ruso.

Dos semanas después del incidente, Mirzaev recibió un disparo y fue golpeado hasta quedar casi muerto. Fue un ataque de tres hombres, habría estado involucrado en el altercado inicial en el local de Rusia.

"La relación entre los dos equipos se rompió ese día", recuerda el periodista de Marca: Conor McGregor irrumpió en la conferencia de prensa del UFC 223 para agredir a Khabib Nurmagomedov.

Cuando el luchador irlandés no pudo cumplir con su propósito, persiguió el autobús de los luchadores, arrojó una valla, un carrito y un cubo de basura con los que rompió una de las lunas del vehículo y rompió la ceja de uno de los luchadores.

Fue en esa noche en Nueva York, hace cuatro meses, que se "convirtió una sana rivalidad en un odio del luchador ruso", consigna Marca.

Dillon Danis, colaborador de la esquina de McGregor, se pasó todo el combate insultando al luchador ruso.

Danis, más conocido como 'El Jefe', es un especialista en Jiu-Jitsu que ayudó a McGregor a preparar la pelea.

Tras el combate, Khabib fue a buscarlo con una patada voladora. De ahí en adelante se encontraron los dos "ejércitos" formados por gente entrenada para golpear.

El resto de la historia es (lamentablemente) conocida.

Dejá tu comentario