AFP

Tras los pasos de la gimnasta 'bomba' Mélanie De Jesus Dos Santos

De Trinidad a los podios europeos, ¿a la espera de una medalla olímpica en Tokio? Martinica sigue con pasión la carrera de Mélanie De Jesus Dos Santos, cuádruple campeona de Europa que es el orgullo de su isla natal.

De Trinidad a los podios europeos, ¿a la espera de una medalla olímpica en Tokio? Martinica sigue con pasión la carrera de Mélanie De Jesus Dos Santos, cuádruple campeona de Europa que es el orgullo de su isla natal.

23 medallas y 24 copas. En su habitación, a dos pasos de la playa sobre la península de La Caravelle (norte), los trofeos cuentan una vida de competición. "Añadimos estanterías cuando hace falta", bromea su madre, Chantal Dérond.

Es ella, con el padrastro de Mélanie, quien decide inscribirla en gimnasia cuando solo tenía 4 años. "Nunca le gustaron las muñecas. Le gustaba correr, jugar al fútbol. La señorita trepaba a los cocoteros, adoraba hacer saltos en el salón de la peluquería de su madre, me dije que necesitaba canalizar su energía", cuenta.

Entonces frecuentaba el club de la Gauloise, que estaba cerca de su casa, "trae medallas y evoluciona con bastante facilidad". De esta forma, el entorno gimnástico de Martinica escucha rápidamente hablar de ella.

"Su entrenador en esa época, Fabienne Coppet, me dijo: "Escucha, no pasó las pruebas, pero es una bomba, ¡tienes que verla!", recuerda Elsa Louis, conquistada por el talento de la joven trinitaria, a quien acogerá y entrenará después.

- Los Juegos Olímpicos, desde "muy pequeña" -

"Desde muy pequeña, su objetivo es alcanzar los Juegos Olímpicos. Es una persona determinada. Nadie puede detenerla cuando tiene un objetivo. También es una persona empática que escucha a su entorno", describe Meina Pétris, de 21 años también, una de sus amigas más fieles.

Las dos jóvenes comenzaron en la gimnasia casi al mismo tiempo.

Cuando Mélanie De Jesus Dos Santos es seleccionada para seguir su carrera en Saint-Etienne, a los 12 años, su madre hizo la elección de la pasión de su hija. "Era un riesgo enviar a mi única hija a la ciudad. No fue fácil dejarla ir", recuerda. "No todas las gimnastas tienen la oportunidad de ser elegidas para hacer algo de alto nivel en la ciudad, así que pensé que era una oportunidad para aprovechar y que no quería que me culpara más tarde", explica.

- "Un verdadero modelo"-

"Cada vez que Mélanie trae una medalla supone un aumento de las licencias", explica Marie-Noëlle Catayee, presidenta del comité regional de gimnasia y del club Kreyol Gym, donde Mélanie De Jesus Dos Santos sigue inscrita. "Los niños pasan su tiempo mirando videos de Mélanie y de Simone Biles porque también son negras. Nos identificamos más fácilmente con quienes se nos parecen", dice

"Se ha convertido en un verdadero modelo, incluso más allá de su disciplina. Representa un ejemplo de adversidad, de tenacidad, de determinación para todos los niños que hacen deporte y sobre el hecho de que cuando uno tiene sueños, pueden tener éxito si se le dan los medios", añade.

"Estoy contenta de que la gente se dé cuenta que esta es mi casa", confiesa la que a veces es apodada 'DJDS'. "Siempre he sido una persona decidida, ya sea en el gimnasio o fuera de él, siempre he sabido lo que quería, siempre me las he arreglado muy rápido, desde muy joven", recalca.

Una de sus entrenadoras en Saint-Etienne, Monique Hagard, confirma que ella es "muy independiente" y tiene "un feeling natural", una intuición que potencia sus cualidades físicas. "Es una persona muy ambiciosa pero a la vez muy humilde", apunta también la directora de alto nivel de la federación francesa Véronique Legras Snoeck.

El pasado mes de abril, después de meses sin competir, regresó de los campeonatos de Europa con una medalla de oro en el cuello y las ambiciones reforzadas para los Juegos Olímpicos.

Su madre solo tiene un deseo: "sobre todo que ella no se lesione, es lo más importante para mí".

fam/dec/jr/djm/psr

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario