Economía Astori | FA | gobierno | Administración Lacalle Pou | gasto público

Topear gasto es "impracticable" salvo que haya "feroz" recorte en salud, seguridad y educación

Exministro visualiza "mayores grados de proteccionismo" y un "redespliegue hacia el ámbito nacional de muchas cadenas de valor". El factor OPP como "visión cerrada"

El exministro de Economía Danilo Astori dijo a La Diaria que "topear el gasto público" como anunció el gobierno "es impracticable" a menos que se aplique "una feroz disminución" presupuestal en áreas como salud, educación y seguridad.

En su opinión, las medidas económicas anunciadas “van a empeorar la calidad de vida” de la población" y señaló que en la Administración Lacalle Pou existe un predominiio de la "cerrada visión económica" de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), bajo el liderazgo del colorado Isaac Alfie.

El líder de Asamblea Uruguay analizó la pandemia y sus consecuencias.

"Entre las características de los tiempos por venir, visualizo mayores grados de proteccionismo y un redespliegue hacia el ámbito nacional de muchas cadenas de valor", aseguró Astori en entrevista con el nuevo suplemento económico de La Diaria.

Y agregó: "Un primer aspecto a destacar es la profundidad –aún no suficientemente valuada – de los efectos que generará la pandemia. Esos efectos se verificarán en todos los aspectos fundamentales de nuestras vidas. Ya nada será igual, sólo que no conocemos aún el alcance de los cambios. Pero no tengamos dudas: ese alcance incluirá la economía, las condiciones de vida, las estructuras institucionales, la convivencia, la formación de colectivos, la cultura, la condición humana en su conjunto. En general, se apreciará un enlentecimiento de la globalización".

A corto plazo, dijo Astori, cabe esperar "una caída importante en el crecimiento global y dificultades comerciales asociadas a la caída de la actividad, aunque todo ello acompañado por la búsqueda de avances en el espacio del conocimiento, la tecnología y la calidad del trabajo".

Consultado sobre los temas pendientes que dejó el tercer gobierno del FA, el dirigente señala: "no vacilo en seleccionar el fortalecimiento de nuestra inserción internacional con la confirmación de acuerdos con la Unión Europea, la Asociación Europea de Libre Comercio, Corea, Singapur, entre otros. Por otro lado, la reforma de la seguridad social será fundamental a través de un gran acuerdo nacional".

LA NUEVA AGENDA

Subrayó además una agenda para retomar la agenda del crecimiento: "La conformación y el análisis de diversos escenarios futuros serán muy importantes, especialmente para el diseño de una estrategia que vaya ubicando al país en torno a las prioridades indiscutibles que hoy se presentan: mayor inversión privada nacional y extranjera y mayor inversión pública. Se deberá seguir impulsando una amplia agenda de medidas en el plano microeconómico para mejorar los niveles de productividad, al tiempo que nos adaptamos a los impactos de la revolución digital en el mundo de la producción y el trabajo. Todo ello en el marco de una clara promoción de la ciencia y el conocimiento. Todo lo que sea asignar prioridad a una economía que está sufriendo un estancamiento de oferta y demanda con fuertes estímulos movilizando esta situación de crecimiento pobre será absolutamente prioritaria en el Uruguay del futuro".

Sobre el déficit fiscal alto que dejó el gobierno de FA, y la insistencia del equipo económico actual sobre la necesidad de bajarlo, Astori comentó: (el déficit fiscal) no debería ser un objetivo en sí mismo, sin tener en cuenta que precisamente es la situación fiscal del país la que nos va a permitir seguir mejorando las condiciones de vida de los uruguayos. No compartimos la contraposición de un número fiscal con la mejora en la vida de la gente y al mismo tiempo el progreso en el goce de sus derechos y fortalezas.

Astori enumeró algunas fortalezas que dejaron los 15 años de gobiernos del FA, entre los que mencionó un crecimiento de la producción del 80% y reservas internacionales equivalentes a 30% del PBI, alto porcentaje de deuda en moneda nacional y a tasa fija de interés. Esto explica -dijo- "un gran apetito por los bonos uruguayos".

La caída de la pobreza y la mejora de la agenda de derechos constituyeron también progresos notorios que deben ser considerados activos importantes de este período, a juicio del exministro.

"Ello se logró en un mundo con condiciones volátiles, que incluyeron buenas evoluciones de algunos precios, pero pésimas trayectorias y perspectivas en el comportamiento de las economías argentina y brasileña; a pesar de eso Uruguay logró un importante desacople, que lo diferenció notoriamente de la política económica de los vecinos y sus resultados. Los logros incluyen también el cambio de la matriz energética, el cuidado ambiental y los mejores niveles de conectividad electrónica que registra la región latinoamericana. Y no puedo dejar de mencionar el fortalecimiento institucional, republicano y democrático, así como la sólida posición financiera del país".

Por último, Astori considera que el resultado electoral debe ser la base de una “profunda autocrítica” en el Frente Amplio, que "deberá aprender a defender convicciones” sin “ignorar” las propuestas de sus adversarios políticos.

Dejá tu comentario