ShowSylvester Stallone | Dolph Lundgren | cine

Sylvester Stallone estuvo al borde de la muerte por los golpes recibidos en "Rocky IV"

Con su coprotagonista Dolph Lundgren "se odiaban". Cometió el error de decirle: "pegame en serio". Al despertar estaba entrando a un CTI

El actor Sylvester Stallone confesó que estuvo a punto de morir por un golpe de puño propinado por Dolph Lundgren durante la filmación de "Rocky 4", la película más taquillera de la saga que narra la peripecia de un humilde boxeador coronado como campeón del mundo.

Stallone reveló que estivo en CTI por el golpe a la revista Vulture en el marco del Festival de Cannes. En los 34 años anteriores, el actor no emitió ni palabra sobre el knock out sufrido en la vida real. Y hay que destacar que Lundgren, un caballero, tampoco lo hizo.

En 1985 se filmó la cuarta película con Rocky de regreso los rings para enfrentar al gran campeón soviético Iván Drago, personificado por el sueco Lundgren una montaña de músculos de casi 2 metros de alto.El argumento tenía su razón de ser: estaba aun activa la "guerra fría" y Rusia -ya al borde del colapso- aun quería detentar su antiguo éxito en los deportes como forma propagandística del régimen.

Embed

Drago, en la apariencia de Lundgren, era el perfecto soviético: una fría máquina de matar que había asesinado a golpes a Apollo Creed, el primer rival de la saga Rocky, un remedo de Mohamed Alí talentoso y bocón.

Rocky decide volver para restaurar el orden (incluyendo el mundial) y se enfrenta con Drago.

La cinta va de eso: el enfrentamiento de dos hombres y dos formas de vida.

La realidad era muy distinta a la ficción . En la vida, Stallone -que mide 1.77- difícilmente aguantaría un round con Lundgren, cinturón negro (6 Dan) en karate estilo Kyokushinkai, cinturón negro (2 Dan) en judo, además boxeador amateur.

Mientras se coreografiaba la escena final, el protagonista -que era también el director de la película- le pidió a Lundgren que lo golpeara "en serio". Quería darle realismo a la lucha con Drago.

"¿Por qué no lo hacemos? Solo trata de noquearme. Golpéame tan fuerte como puedas"., le dijo.

Embed

Lundgren lo hizo y fue lo último que recuerda Stallone antes de despertarse en un avión rumbo al hospital.

Estuvo cuatro días en CTI y a recuperación le llevó semanas. Volvió para terminar la filmación y la rudeza de las escenas le rindió frutos una taquilla de 300 millones de dólares.

La cifra compensó con creces las tensiones del rodaje. Stallone y Lundgren se caían mal en silencio. El actor que daba vida al "semental italiano" le pareció genial que se miraran con cierto grado de desagrado porque eso iba a potenciar la rivalidad en la ficción.

"Dolph apareció caminando, y yo lo odié inmediatamente", señaló Stallone.. "Tenía que encontrar a alguien súper humano para ser mi oponente, alguien que pudiese ser abrumador".

Fuera de la pantalla, Lundgren no es ningún bruto como podría indicar su apariencia: tiene un doctorado en ingeniería química por del 'Royal Institute of Technology' de Estocolmo y un coeficiente intelectual de 160, certificado por la organización Mensa.

Rocky fue su segunda película y desde entonces ha delineado una personalidad artística signada por su aspecto de hombre violento y malo, malísimo.

Ahora Stallone cuenta que su afán por parecerse a Rocky casi lo lleva a la tumba.

"Acabé en cuidados intensivos durante cuatro días con un grupo de monjas a mi alrededor", reveló el intérprete.

Laos buenos réditos de Rocky siguen hasta hoy. A sus 72 años, Stallone ya no puede inventar nuevos regresos del personaje al ring, pero apadrina nuevos valores como en la última entrega, al hijo de Apollo Creed.

Sly y Lundgren se hicieron amigos y siguieron en contacto con los años. De hecho, ambos formaron parte de otra saga: "Los indestructibles" que reunió a una decena de famosos actores de películas de acción.

No obstante se mantiene en forma y acaba de presentar la última de Rambo, un soldado viejo, un tanto decadente, pero aun peligroso que busca ajustar cuentas pendientes.

Embed

Dejá tu comentario