SociedadHPV | vacunación

Sociedad de Médicos de Familia advierte sobre efectos adversos de vacuna contra HPV

La gremial cuestiona los beneficios de la vacuna y afirma que no hay estudios que demuestren su eficacia sobre el cáncer de cuello uterino.

La Sociedad Uruguaya de Médicos de Familia y Comunitarios (Sumefac) publicó un comunicado donde advierte sobre los riesgos que supone la vacunación contra el virus HPV, tras los casos conocidos esta semana.

Sumefac y el Grupo de Trabajo en Prevención Cuaternaria no hacen ninguna recomendación sobre la indicación de la vacunación. Y desde que se incorporó en el Plan Nacional de Vacunación en 2015 han instado a sus asociados a informarse.

También, reiteró algunas advertencias, después que se hiciera público esta semana el caso de la hija de 12 años de la senadora Verónica Alonso, que tras recibir la vacuna contra el HPV, dejó de ver con un ojo y dejó de caminar temporalmente, tres semanas después de vacunarse. El diario El Observador también dio cuenta de otro caso muy similar al de la hija de Alonso.

Basados en evidencias de informes internacionales, los médicos de familia y comunitarios sostienen en el comunicado que los efectos más frecuentes y menos graves después de la vacunación son: síncope y reacciones locales, con dolor y eritema, mareos, náuseas y cefaleas. Y pueden comenzar en los primeros 15 días hasta los 6 meses posteriores a la aplicación.

Sin embargo, aclaran que en un estudio llevado a cabo en Estados Unidos entre 2006 y 2008 se reportaron 12.424 casos de los cuales 772 fueron severos con afecciones neurológicas, visuales y motoras, incluyendo 32 muertes.

Uno de los representantes de la sociedad y profesor adjunto del Departamento de Medicina Familiar de la Facultad de Medicina, Miguel Pizzanelli, amplía esta información en su blog, dedicado a la prevención cuaternaria, un conjunto de acciones que buscan disminuir o paliar el daño producido por actividades sanitarias.

Pizzanelli publica una serie de informes que cuestionan los beneficios de esta vacuna. Afirma que en Estados Unidos, entre 2006 y 2009, se describieron 69 casos de Síndrome de Guillain-Barré después de la vacunación con Gardasil, la que se utiliza también en Uruguay. La incidencia estimada fue de 80,2 casos por 10 millones de pacientes. Para comparar en el caso de la vacuna anti-meningocócica, fueron 23 casos por 10 millones. Pizzanelli se pregunta si estamos preparados para sospechar efectos adversos de vacunas en nuestro país, y publica los últimos datos disponibles en el Ministerio de Salud Pública, que son de 2015.

En su comunicado, la Sociedad de Médicos de Familia agrega que aún no se conoce el impacto de esta vacuna sobre la incidencia y mortalidad del cáncer de cuello uterino, dado que esta enfermedad tiene una evolución lenta desde las lesiones precursoras hasta el cáncer invasor.

Sostiene que la infección por el virus HPV es condición necesaria pero no suficiente para el desarrollo del cáncer e intervienen un gran numero de factores.

Pizzanelli recuerda además que la vacuna es recomendada para niñas de 12 años de edad, pero no obligatoria.

Por otra parte, afirma que los estudios de análisis que se hicieron luego de otorgarse la licencia de la vacuna en Estados Unidos fueron realizadas por el fabricante de la misma. Por lo que, hay un importante conflicto de intereses.

Dejá tu comentario