AFP

Sobrino de Sadat negocia salida para disidentes presos en Egipto

La suerte de los disidentes que languidecen en las prisiones de Egipto ha sido motivo de preocupación desde hace mucho tiempo, pero un veterano utiliza su destreza política para intentar liberarlos.

La suerte de los disidentes que languidecen en las prisiones de Egipto ha sido motivo de preocupación desde hace mucho tiempo, pero un veterano utiliza su destreza política para intentar liberarlos.

Mohamed al Sadat, de 66 años y sobrino del expresidente Anwar al Sadat, el primer gobernante árabe en alcanzar la paz con Israel, ha sido una presencia constante en la política egipcia.

Ahora se convirtió en un negociador no oficial que defiende a figuras detenidas por el gobierno del presidente Abdel Fatah al Sisi.

"El diálogo con las instituciones del Estado no es un trabajo para una persona sola, hay muchos otros en contacto, pero últimamente hemos tenido éxito en ser escuchados", comentó a la AFP en su lujosa oficina en un suburbio de El Cairo.

"Ha sido efectivo para que algunos casos (de presos políticos) sean reexaminados", acotó.

En julio fueron liberados 46 presos, incluidos activistas destacados como la abogada de derechos humanos Mahienour el Massry.

Pero hasta 60.000 prisioneros políticos están en las cárceles egipcias, según defensores de los derechos humanos.

Sisi, un exjefe militar, asumió como presidente en 2014 tras dirigir el movimiento castrense que depuso un año antes al presidente islamista Mohamed Mursi, y su gobierno ha reprimido fuertemente a la disidencia.

Entre los encarcelados por criticar al gobierno figuran académicos, periodistas, abogados, activistas, comediantes, islamistas, candidatos presidenciales y legisladores.

- La ofensiva del encanto -

Pero a Sadat le preocupa menos lo que motivó un arresto que lograr una liberación.

"Hay mucho trabajo que se hace tras bastidores en esas agencias de seguridad donde se examinan los casos específicos que hemos planteado, ya sea desde una perspectiva legal o humanitaria", explicó.

Bajo un retrato de su tío, ganador del Premio Nobel de la paz en 1979, Sadat tuvo cuidado de no parecer demasiado crítico del manejo de los derechos humanos de Sisi.

Insistió en que las presiones intermitentes del presidente estadounidense Joe Biden no han afectado la disposición de Egipto de mejorar su cuestionada situación de derechos humanos.

"No estoy de acuerdo con que todo (esfuerzo de reforma) venga de la presión internacional o de un nuevo gobierno de Estados Unidos", sostuvo.

Sisi tuvo una relación cercana con el expresidente norteamericano Donald Trump, quien dijo que el líder egipcio hacía "un trabajo fantástico en una situación muy difícil", en referencia al antiterrorismo y la inestabilidad regional.

Por el contrario, Biden prometió no más "cheques en blanco" para Sisi.

Sin embargo, después del papel clave de El Cairo en alcanzar una tregua entre el movimiento islamista palestino Hamás e Israel tras sus enfrentamientos en mayo, ha habido un acercamiento con Washington.

Sadat emprendió una "ofensiva del encanto", al encabezar una delegación de legisladores y personajes de la prensa la semana pasada en Washington, según un asistente a las reuniones.

El diálogo incluyó reuniones con autoridades del departamento de Estado, centros de estudio, legisladores y activistas egipcios.

"Sadat no es el jefe. Él está allí como figura insigne o personaje ilustre", comentó la fuente, que prefirió no ser identificada.

"Tal vez Sisi quiere que lo inviten a Washington y esta sea la vía", agregó.

- El hombre del momento -

Sadat, quien consideró disputar la presidencia con Sisi en 2018, se califica como un "mediador" y "mensajero", pero no como un tomador de decisiones.

"Autoridades judiciales nos dicen que algunos internos serán liberados después de revisar sus casos. Después notificamos a sus familias, ese es el proceso en resumen", explicó Sadat.

Para un exdetenido, el papel de Sadat fue esencial en la negociación de su caso con el ministerio del Interior.

Tras calificarlo como "genuinamente compasivo", el exdetenido comentó que Sadat "transita por una línea muy delicada (...) interactúa con agencias de seguridad y con activistas de la sociedad civil".

"Realmente es el hombre del momento en lo que se refiere a los derechos humanos", sostuvo el hombre, que pidió reservar su identidad.

ff/jsa/hc/mas/me

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario