Deportes Eliminatorias

Selección de Chile llega a Uruguay herida por la indisciplina

Comienzan a salir a luz los detalles de la borrachera de los cinco desafectados. El DT Borghi, de la distensión a las sanciones.

A las 22.45 horas del martes, una camioneta roja de vidrios polarizados en la que viajaban seis personas tocaba bocina con insistencia en la concentración chilena en el "Juan Pintos Durán".

El plantel de la selección chilena llevaba 30 minutos de cena. Una crónica del diario La Tercera de Chile que reconstruyó esa noche narró que el silencio incómodo se quebró con las risotadas impertinentes de los recién llegados: Jorge Valdivia, Arturo Vidal, Jean Beausejour, Gonzalo Jara y  Carlos Carmona. Vidal y Valdivia iban a ser titulares este viernes a las 20 horas en el Estadio Centenario.

La camioneta de Arturo Vidal los dejó y un amigo del jugador de la Juventus se fue en ella.

Los cinco jugadores ni siquiera pasaron por el comedor. Se fueron a sus habitaciones sin dar explicaciones.

El martes fue un día de intensa vida social para los cinco jugadores rebeldes.

"El Mago" Valdivia, volante del Palmeiras, los había invitado a celebrar la apertura de su nuevo stud en el Club Hípico. En la tarde, había organizado el bautismo de sus hijas.en la iglesia "Los Trapenses".

Estaba invitado casi todo el plantel. Borghi había dado permiso para salir con la obligación de regresar a la concentración a las 22 horas.

El alcohol había corrido de manera abundante y se notó al apenas pisar el lugar de concentración.

Desde el salón principal, el resto de los jugadores relojeaban la situación hasta que el entrenador Claudio Borghi se levantó violentamente de la mesa.

El DT comprobó que los cinco estaban muy "curados", como le dicen los chilenos a los borrachos. Incluso vio que uno de ellos vomitó.

El cuerpo técnico entendió que no era el momento de dejar pasar nuevas inconductas. El distendido Borghi, bajo la mirada pública por la obvia comparación con la férrea disciplina Marcelo Bielsa, estaba obligado a marcar la cancha con los jugadores.

El DT llamó a una reunión importante con los cinco involucrados. En la misma estuvieron también el arquero Claudio Bravo -capitán del equipo-, Miguel Pinto, Humberto Suazo, Alexis Sánchez, Gary Medel, Waldo Ponce y Contreras.

Hubo gritos y reproches. Cuenta La Tercera que Alexis Sánchez y Gary Medel estuvieron a punto de tomar a golpes de puño a los fiesteros.

A la medianoche, ninguno de los cinco permanecía en la concentración.

Arturo Vidal ya viajó a Italia. Los cuatros restantes se reunieron al día siguiente a comer sushi en las Condes, consigna el matutino chileno.

Sabían que el informe de Borghi a la comisión de disciplina será lapidario, y se pusieron de acuerdo para dar una única versión de los hechos.

EL LABERINTO DEL MAGO. Algunos de los involucrados ya son reincidentes en materia de inconductas. El sábado 8 de octubre, un día después de perder 4 a 1 frente a Argentina, Borghi y sus dirigidos tuvieron una acalorada conversación acerca de actos de indisciplina nunca confirmados por parte de Jorge Valdivia y Jean Beausejour.

No se tomaron medidas en ese momento. Todos los involucrados juraron que el proceso eliminatorio no se vería empañado por circunstancias similares.

"El Mago" Valdivia es uno de los abonados de los programas de chimentos. El 27 de octubre pasado pidió disculpas públicas a su esposa al conocerse una infidelidad a partir de la publicación de unas fotos en una revista del corazón.

La roja ya supo de otros escándalos. En la Copa América 2007, bajo la dirección técnica del uruguayo Nelson Acosta, seis jugadores fueron suspendidos por 20 partidos.

El hecho causó la destitución de Acosta además. Pablo Contreras, Rodrigo Tello, Reinaldo Navia, Jorge Vargas, Álvaro Ormeño y Jorge Valdivia -otra vez-  fueron protagonistas de una ruidosa celebración por pasar a la segunda ronda.

La borrachera todavía estaba vigente a la hora del desayuno en el Hotel Mara de Puerto Ordaz, Venezuela.

Hubo persecución de camareras, muebles rotos, guerra de mermeladas y jamón.

El manejo de grupo de Nelson Acosta estaba en tela de juicio desde antes, ya que en mayo de 2006 se dio a conocer una aventura que Reinaldo Navia y Mark González tuvieron con dos prostitutas en la concentración chilena en la previa de un partido amistoso ante irlanda.

Ambos jugadores dijeron que las chicas sólo habían subido a pedir autógrafos, pese a que Acosta los agarró in fraganti.

Dejá tu comentario