Nacional

Seguridad del boliche Coyote contó lo que pasó durante los incidentes

Dijo que 8 personas trabajaban en la seguridad del interior del local, y que ninguno estaba armado.

En la madrugada del domingo para lunes, Nicolás Cuña, de 19 años, estaba en la puerta del boliche Coyote esperando para entrar, cuando en el marco de disturbios generalizados recibió un balazo en el tórax que acabó con su vida.

Una persona que trabaja en la seguridad del boliche Coyote narró a Subrayado, luego de dar su testimonio a la Justicia, que el boliche cortó el acceso a las tres de la madrugada.

Dijo que en ese momento había una media cuadra de gente afuera, donde la seguridad no es de su competencia.

Según explicó, el local estaba con la capacidad colmada, y por ese motivo muchas personas no pudieron entrar a la fiesta.

Estima que unos 500 jóvenes se apiñaron en la puerta del local, y que algunos, al darse cuenta que no podrían entrar porque ya no se vendían entradas, comenzaron a pelearse entre sí y a apedrear el lugar.

Agregó además que el equipo de seguridad del que forma parte trabaja exclusivamente en la seguridad "de las puertas para adentro", y que ninguno porta armas. 

Además, dijo que esa noche había 8 personas trabajando en la seguridad de Coyote. Hace 3 semanas que se ocupan de la seguridad del interior de Coyote, y dijo que no sabe cómo funciona exactamente la seguridad en el exterior.

Dentro del local, había unas 900 personas, según dijo el prosecretario de la Intendencia de Montevideo Christian Di Candia, que luego del incidente fueron evacuadas por las puertas de emergencia.

El homicidio ocurrió en la calle, mientras los de seguridad trabajaban dentro del local, en la calle Colorado y Avenida San Martín.

La trifulca culminó con un joven muerto y otro herido de bala. Las primeras llamadas al 911 ingresaron a las 00.30 horas según informó la Jefatura de Montevideo.

 

Dejá tu comentario