Se acabó el mini-boom del consumo y salarios tenderán a moderarse

El Ministerio de Economía sostiene que bajar el gasto público no varía índice de inflación y pone en peligro planes sociales. La caída de la demanda tendrá su efecto

El gobierno no prevé la baja del gasto público. La opción de reducir en 500 millones de dólares pondría en peligro los planes educativos y sociales, además de las inversiones en seguridad.

Esa cifra apenas lograría bajar 0.2% la inflación, según un informe de Andrés Masoller, asesor macroeconómico del Ministerio de Economía y Finanzas divulgado hoy por El País.

Masoller habló ayer en un almuerzo de la Asociación de Dirigentes de Marketing. Allí expuso su proyección para el déficit fiscal: subirá de 1.7 a 2.2%. En 2011, el déficit fue de 0.9%.

La lucha contra la inflación, una de las mayores preocupaciones del gobierno, podría perder presión a partir de la moderación de la demanda interna.

Los ajustes de salario tenderán a la moderación, siguiendo "la productividad de la economía", dijo Masoller.

Para el gobierno bajar el gasto, variaría las expectativas de reducción de la pobreza. Según Masoller, 52.540 personas dejarán de ser pobres.

Los resultados contrastarán con el mini-boom del consumo de 2011, en el cual el crédito aumentó 30% anual en términos reales.

El costo de vida alcanzó en el año móvil al 9%, pese a los esfuerzos que se vienen desarrollando desde el gobierno y el sector privado.

La canasta de 200 productos rebajados al 10% vence el 31 de diciembre. De este modo, los supermercados verán reducidas sus ganancias en 21 millones de dólares para mantener a raya el precio de los alimentos de primera necesidad.

También está en carpeta una supuesta rebaja de los combustibles y el congelamiento de los precios del servicio eléctrico, cuyo ajuste estaba previsto para enero de 2013.

Dejá tu comentario