Internacionales

Satélite cae a tierra pero NASA desconoce dónde están los restos

Se estima que el océano Pacífico puede ser el cementerio de los restos pero aún no se determinó con certeza. Es la primera caída no controlada de un satélite desde 1979.

 

Después de dos décadas en el espacio, el Satélite de Investigación de la Alta Atmósfera (UARS) penetró en la atmósfera terrestre sobre el océano Pacífico sin informes de daños ni heridos, pero la NASA continúa investigando el misterioso paradero de sus restos.

Tras concluir en 2005 una vida científica productiva de casi seis años, el UARS, de 750 millones de dólares y de más de 5,5 toneladas, regresó en añicos a la tierra en medio de gran ansiedad y conjeturas en las redes sociales sobre el lugar y momento precisos de su llegada.

La NASA calcula que los restos del satélite cayeron a la Tierra "entre las 03.23 GMT y las 05.09 GMT", posiblemente sobre una franja de unos 804 kilómetros.

"No sabemos dónde fue exactamente el punto de reingreso (a la Tierra)" ni "el campo con los deshechos... probablemente nunca lo sabremos", admitió Nick Johnson, principal científico de la NASA a cargo del programa para el manejo de "basura orbital".

"No he visto informes creíbles de que haya personas que han recuperado restos, pero estaremos pendientes y si recibimos algún informe, trataremos de verificarlo y comunicarlo", aseguró Johnson, quien reiteró la teoría de que la mayor parte del satélite cayó al Pacífico.

El científico señaló que "no se trata de una situación única" ya que la NASA registra aproximadamente una vez al año el reingreso a la Tierra de basura orbital del tamaño de los componentes de un satélite.

La noche del viernes, la agencia espacial estadounidense había indicado que partes del satélite pasarían sobre Canadá y África, así como sobre vastas áreas de los océanos Pacífico, Atlántico e Índico.

Según las autoridades, se trata de la primera caída "no controlada" de un satélite desde 1979, cuando tanto la estación espacial Skylab, de 70 toneladas, como el satélite Pegasus 2, de diez, se precipitaron a la Tierra.

Foto y texto: EFE

Dejá tu comentario