AFP

Sanidad británica pide nuevas restricciones contra el covid ante disparada de casos

Un responsable de la sanidad británica llamó el miércoles a restablecer algunas restricciones contra el covid-19, como el uso de mascarillas en interiores, ante una disparada de contagios, hospitalizaciones y mortalidad, a lo que el gobierno de Boris Johnson se opone.

Un responsable de la sanidad británica llamó el miércoles a restablecer algunas restricciones contra el covid-19, como el uso de mascarillas en interiores, ante una disparada de contagios, hospitalizaciones y mortalidad, a lo que el gobierno de Boris Johnson se opone.

El número de nuevos casos diarios, entre los más altos de Europa, se acercan a los niveles del pasado invierno y el lunes rozó los 50.000. Las muertes y las hospitalizaciones siguen siendo mucho menores, pero el lunes se registraron 223 decesos, la cifra más alta desde marzo, que eleva el número de fallecidos en el país a casi 139.000.

"Ya estamos en una situación en la que las cosas probablemente empeorarán en dos o tres semanas. Por eso tenemos que actuar de inmediato", declaró al canal Sky News Matthew Taylor, director de NHS Confederation, que reagrupa a varias organizaciones de la sanidad pública.

Si no se toman medidas, insistió, la presión sobre el sistema sanitario aumentará con la llegada del invierno, de por sí una época tensa para los hospitales.

Apoyándose en su exitosa campaña de vacunación y deseoso de reactivar una economía muy golpeada, Johnson levantó la inmensa mayoría de restricciones en julio en Inglaterra.

Pero Taylor instó el martes al gobierno a poner en marcha su "plan B", que prevé el regreso de ciertas medidas como el uso de mascarillas en el interior, el teletrabajo o los pasaportes sanitarios si la situación se agrava.

Sin embargo, por ahora el ejecutivo descartó nuevas restricciones y dijo confiar en su campaña de vacunas de refuerzo para quienes recibieron la segunda dosis hace más de seis meses.

"No queremos volver a un confinamiento o a nuevas restricciones", afirmó el ministro de Empresa, Kwasi Kwarteng, a Sky News.

Sin embargo, la administración de las terceras dosis y la vacunación de los adolescentes están siendo criticadas por su lentitud. "Siempre podemos hacerlo mejor", admitió el ministro.

El gobierno afirmó el martes estar "vigilando muy de cerca" una nueva subvariante (AY4.2) que se propaga en el Reino Unido, sin que se sepa aún si es más contagiosa.

Algunos científicos atribuyen el actual deterioro al bajo nivel de vacunación entre los menores, a la reducción de la inmunidad en los ancianos que se vacunaron hace muchos meses o al enfoque muy liberal del gobierno.

mpa-acc/zm

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario