TELEVISIÓN

Rosina le teme a la placa de Gran Hermano y le habla al público: "Nunca me traicioné"

"Mi objetivo y mi sueño ahora es llegar a la final", dijo la uruguaya hablando con Gran Hermano en el confesionario.

Rosina, la uruguaya de Gran Hermano, se siente mal por la nominación, tiene miedo. "Estar en placa te moviliza", le dijo a Nicolás, quien es uno de sus amigos más cercanos en la casa.

"Yo sé que es hoy que me siento así y mañana estoy bien. Estoy bien. Si estuviera mi mamá acá me quedaría todo el año", agregó.

"Necesito un abrazo, esa contención de mi madre que acá no la tengo", expresó también en su charla con Nico.

"Que sea tan difícil, tan fuerte, es lo que la hace buena" a la experiencia en la casa, compartió el jugador con su amiga. "Por suerte te tengo a vos que sos recariñoso. Te juro que si no te tuviera a vos, no sé qué haría, Nico", le dijo Rosina, y se dieron un abrazo.

En el confesionario, habló sobre esto y, como su charla fue antes de la salvación de Bauti a Nico, analizó esto. "Si no hubiera estado Nico, capaz que ahí sí, me podría haber salvado. Pero bueno, siento que va a salvar a su amigo, y está bien", reflexionó.

"Mi objetivo y mi sueño ahora es llegar a la final. Siempre fui fiel a mi misma acá, nunca me traicioné y creo que eso es lo más importante", contó.

Embed

Temas de la nota

Dejá tu comentario