PolicialesPolicía | narcotráfico

Robert Algorta fue condenado a 4 años y 8 meses de cárcel por varios delitos

La Policía lo investiga como líder de una banda narco y se lo acusa de tres homicidios. Ahora cayó por rapiña y porte de armas.

El fiscal penal Rodrigo Morosoli logró en un juicio abreviado este lunes la condena de Robert Algorta a 4 años y 8 meses de prisión efectiva por un delito de rapiña especialmente agravada.

Este lunes también fue condenado el primo de Robert Algorta y su cómplice, Carlos Guido Delfino, en este caso a 5 años de prisión. En su caso fue por rapiña especialmente agravada, receptación y porte ilegal de armas.

Algorta fue detenido el domingo tras tirotearse con la Policía cuando pretendía escapar al ser identificado con un auto robado.

Es hermano de Gerardo“Lalo” Algorta, un líder narco asesinado en diciembre de 2017 por una banda rival con la que se disputaba la venta de drogas en varias zonas de Montevideo.

La Policía cree Robert Algorta lidera ahora la banda narco de su hermano y es sospechoso de tres homicidios, entre ellos de algunas personas vinculadas a la banda rival del “Tato” Rodríguez Segade. Éste último tenía vínculos con la barra brava de Peñarol.

La lucha entre los Algorta y los herederos de Rodríguez Segade se cobró ya 29 muertos y 36 heridos, según un informe de El Observador.

QUEMADOS DENTRO DE UN AUTO

"Tato" Rodríguez Segade fue asesinado en medio de esta lucha entre narcos rivales. También su esposa Claudia Silvera fue asesinada y prendida fuego dentro de un auto un año después.

De esta familia también mataron al sobrino de Rodríguez Segade, Brian Méndez Silvera, a su amiga Micaela Saccone y Joaquín Laviano Carrasco, de 17 años, fugado de un centro de INISA.

Los tres aparecieron también dentro de un auto incendiado.

Méndez Silvera había regresado al país una semana antes. Se había refugiado en Italia tras el asesinato de Claudia Silvera.

Saccone no tenía vínculo alguno con las actividades de Méndez Silvera.

Era hija de Laura Alberti, dirigente del PIT-CNT. Estaba allí porque había conocido Méndez Silvera unos días antes.