AFP

Rebeldes del Tigré dicen haber tomado el control de una ciudad clave

Los rebeldes del Frente de Liberación del Pueblo del Tigré (TPLF), enfrentados desde hace un año al ejército federal etíope, aseguraron este sábado haberse hecho con el control de la localidad estratégica de Dessie, aunque el gobierno central lo negó.

Los rebeldes del Frente de Liberación del Pueblo del Tigré (TPLF), enfrentados desde hace un año al ejército federal etíope, aseguraron este sábado haberse hecho con el control de la localidad estratégica de Dessie, aunque el gobierno central lo negó.

Habitantes de Dessie, en la región Amhara, vecina del Tigré, confirmaron a la AFP la presencia de combatientes del TPLF en esta localidad tras la retirada, según ellos, del ejército etíope.

Al mismo tiempo, el departamento de Estado norteamericano pidió a los rebeldes del Tigré que "detengan sus avances" en el norte de Etiopía, sobre todo "en las regiones de Amhara y Afar" y "en torno a las ciudades de Dessie y Kombolcha".

Si se confirma la toma de Dessie por los rebeldes, supondría un "importante revés para las autoridades etíopes", inmersas desde hace un año en el conflicto con el TPLF.

"La ciudad de Dessie está bajo el control total de nuestras fuerzas", afirmó en Twitter Kindeya Gebrehiwot, portavoz del TPLF, sobre una localidad en que hay una gran presencia de personas desplazadas por los combates en el Tigré.

"Dessie y sus alrededores todavía están bajo nuestras fuerzas de seguridad", señaló, en cambio, el servicio de comunicación del gobierno en Facebook.

Según un vendedor de Dessie, entrevistado por la AFP, los combatientes del TPLF recorrían las calles de la ciudad este sábado por la tarde, mientras que sus habitantes intentaban huir hacia el sur en autobuses.

"La ciudad ahora está tranquila, la gente volvió a sus casas (...) o están intentando huir hacia Kombolcha", aseguró este comerciante, quien dijo que se llamaba Fantahun.

- "Al alcance de la artillería" -

Los habitantes de Dessie habían advertido en los últimos días sobre la concentración de tropas en la región, a medida que llegaban a la ciudad miles de personas que huían de los combates más al norte.

El 20 de octubre, los rebeldes del Tigré afirmaron que Dessie había quedado "al alcance de la artillería" y el presidente de la región de Amhara, Yilkal Kefale, pidió el día después a los milicianos amhara que fueran a la localidad para defenderla.

El norte de Etiopía es el escenario de combates desde hace casi un año. El primer ministro, Abiy Ahmed, envió el ejército a esa zona para echar a las autoridades regionales disidentes, que forman parte del TPLF, al que acusa de organizar ataques contra bases militares.

Tras haber gobernado Etiopía durante casi 30 años, el TPLF fue progresivamente apartado del poder desde la elección de Abiy como primer ministro en 2018.

Este conflicto en el Tigré obligó a desplazarse a miles de personas y, según la ONU, unos 400.000 habitantes de la zona está a punto de sufrir hambre.

str-amu/jhd-ayv/thm/eb/eg

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario